“La Socialdemocracia como punto de partida”, por Mari Ángeles Solís.

Mari Ángeles Solís del Río.

La historia ha sido escrita a partir de acontecimientos que provocan cambios los cuales, unas veces nos hacen avanzar y otras retroceder.

El resurgir de los extremismos en España ha supuesto un antes y un después en la joven democracia española. Quizá, el paso del bipartidismo al pluralismo ha sido complicado de encajar para aquellos que, por costumbre, acudían a otros métodos para alcanzar acuerdos sin utilizar el diálogo. El diálogo es absolutamente necesario para llegar a pactos, para vertebrar una situación política en la que, lo más importante, es lograr el bienestar de los ciudadanos y el respeto de sus derechos, claramente reconocidos en la Constitución Española de 1978.

En España, hay un hecho clave del que tenemos que partir para poder analizar la situación en la que nos encontramos, una situación de bloqueo reiterado que, entre otras cosas, nos llevó a una “nueva” convocatoria electoral, la del pasado 10 de noviembre.

Llegamos a esas elecciones debido a la imposibilidad de formar Gobierno por parte de quien, “claramente”, ganó las elecciones. Una imposibilidad que es consecuencia de la ineptitud política de otros partidos que no han sido capaces, no solo de dialogar, sino también de admitir su derrota y facilitar la investidura de quien había sido respaldado mayoritariamente por la ciudadanía. Partidos que carecen de todo sentido de la responsabilidad y, claramente, se olvidan que su función es trabajar por los ciudadanos.

La política es algo muy serio. No se puede jugar con ella. La política es el instrumento mediante el cual, como he dicho antes, se toman decisiones y se realizan proyectos cuyo fin ha de ser, principalmente, el bienestar de los ciudadanos. Es el mecanismo, mediante el cual, se puede lograr un avance de la sociedad, el respeto de la igualdad, el bienestar de todos, la libertad para ejercer derechos y obligaciones. Un avance, el cual nos lleve, a una sociedad libre, igual, solidaria… ese es el punto de partida.

Es por ello, por lo que considero, que los problemas de la sociedad actual solo pueden encontrar solución a través de la socialdemocracia, que además resulta ser lo que los ciudadanos han decidido con su voto. Son políticos de altura quienes han de saber diseñar las coordenadas que nos transformen y nos hagan avanzar.

En estos momentos, es absolutamente necesario, que tengamos líderes de altura y cargos políticos con la suficiente responsabilidad para poder hacer frente a la situación. Con una recesión económica que está llamando a la puerta, no es aceptable que haya quienes miran a otro lado e intentan distraer la atención hacia otros asuntos más livianos.

España es un “Estado Social y Democrático de Derecho”, cuyos pilares fundamentales son cuestiones tan importantes y urgentes como la sanidad, la educación o los servicios sociales. Unas directrices socialdemócratas dadas por el Gobierno son la garantía de que se cumplirán esos preceptos ya que, otros partidos prefieren crear deficiencias en lo “publico” para poner en valor lo privado, provocando así el enriquecimiento de unos pocos a costa de la merma de derechos en la mayoría de los ciudadanos.

Responsabilidad, responsabilidad, responsabilidad. No es el momento, pudiendo resultar hasta ridículo el decir que se va a iniciar algo en política “con corazón” porque lo que es necesario siempre, y más aún en estos momentos, es responsabilidad.

Las urnas hablaron claramente, reflejando la decisión de los ciudadanos al manifestar que quien ha de dirigir el Gobierno de nuestro país es el PSOE. Y la dirección adecuada es la socialdemocracia. Facilitar una gobernabilidad justa donde se puedan aprobar proyectos, presupuestos, cuestiones clave para que avancemos. Hay que abandonar las palabras huecas y vacías, porque lo realmente necesario son los hechos.

Avancemos pues. Quizás no siempre brille quien se lo merezca y existan miles de zancadillas por quienes solo buscan un minuto de gloria. Pero en temas de política no se debe de jugar entre unos pocos. La política es algo muy serio, reitero, porque es el instrumento con el que trabajar para solucionar los problemas de los ciudadanos. Y vuelvo a reiterar, el futuro ya lo decidieron los ciudadanos en las urnas. La socialdemocracia es el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *