¿Por qué siempre está solo Alberto de Mónaco?

¿Por qué siempre está solo Alberto de Mónaco?

Empieza a llamar especialmente la atención que Alberto de Mónaco no va a los actos públicos acompañado por su esposa Charlène de Mónaco, quien prefiere quedarse en el principado para cuidar a los mellizos Jaques y Gabriella, como desliza Semana.

Así sucedió en su visita al Museo Thyssen en Madrid, donde el Príncipe presentó el informe Ocean for Climate en esta pinacoteca como presidente de la organización Because the Ocean. Allí leyó un discurso que lo resumía, con citas como “no puede haber ninguna acción para luchar contra el cambio climático limitar su impacto sin mirar al océano en su conjunto”.

Un día antes, asistió a la recepción que ofrecieron el rey Felipe VI y la reina Letizia en el Palacio Real con motivo de la presencia de las personalidades más relevantes que participan en la COP25 hasta el 13 de diciembre en IFEMA.

No es la primera vez que ambos acuden a actos de diferente índole sin la compañía del otro. De hecho, llevaban tiempo sin coincidir hasta el pasado 15 de noviembre, cuando la pareja fue junta a la Oficina de la Cruz Roja en Mónaco para entregar bolsas de enseres a personas en riesgo de exclusión social.

Y es que sus agendas distan bastante. Hace poco, con motivo de la victoria de Sudáfrica, país de origen de la ex nadadora, en el Mundial de Rugby, se vio a Chàrlene en un bar celebrándola, pero Alberto no estaba con ella.

Tampoco fueron juntos, estuvo ella sola, el 10 de noviembre visitando la localidad de Isola del Gran Sasso, en el Abruzzo italiano, y en la reinauguración de una escuela infantil que resultó destruida en el terremoto que sufrió la región en noviembre de 2016.

Por su lado, Alberto acudió solo a la entronización del emperador de Japón Naruhito, ceremonia en la que sí estuvieron presentes numerosas parejas reales, entre ellas, los Reyes de España, Guillermo y Máxima de Holanda o Felipe y Matilde de Bélgica.

Efectivamente, sus agendas no coinciden mucho y ha sido la propia Charlène quien lo explicó en una entrevista a la revista Point de Vue, afirmando que el cuidado de sus hijos es prioritario y “el Príncipe tiene mucho trabajo y eso le impide estar a diario con sus hijos”.

No obstante, tratan de compaginar sus obligaciones como padre y como príncipes. Ella misma explica que, a pesar de su cargo, el Príncipe cuida de la familia cuando está en casa.

“Alberto ha nacido para ser padre. Es un papá extraordinario, maravilloso, divertido, un papá que escucha y que anima. Pasa mucho tiempo con Jacques y Gabriella y también se ocupa de ellos siempre que puede”, continuaba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.