La Princesa de Asturias leyó un artículo de la Constitución

La Princesa de Asturias leyó un artículo de la Constitución

Son sus primeras palabras en público en una intervención oficial.
Dentro de los actos conmemorativos del 40 aniversario de la aprobación de la Constitución y con motivo de su 13 cumpleaños, la princesa Leonor, Princesa de Asturias y heredera del trono, pronunció sus primeras palabras en un acto oficial con la lectura de un artículo de la Carta Magna. El evento fue en presencia de los poderes del Estado en la sede del Instituto Cervantes.

El propio rey Felipe VI dijo al inicio del acto que era la “mejor forma de reafirmar, una vez más, la fidelidad y el compromiso de la Corona con la democracia, con la libertad, con España y la Constitución española”. No se trató de ningún evento dinástico, sino tan sólo constitucional y dentro de las celebraciones del 40 aniversario de la Constitución.

Estuvieron presentes el Gobierno casi en pleno, los poderes del Estado, los líderes del PP y de Ciudadanos, pero no así los representantes de partidos nacionalistas ni de Unidos Podemos. El Rey agradeció al Ejecutivo y al Cervantes la organización del acto.

Leonor subió al estrado y leyó el artículo 1 de la Constitución firme, aunque con voz infantil, y sonriendo y levantando la mirada hacia los asistentes al final de cada frase. El jefe del Estado aguardaba a su derecha. En los últimos actos, la Princesa de Asturias se ha colocado, como heredera, al lado del Rey, y a su otro lado se sentó Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, que fue quien continuó la lectura.

Entre las palabras de Felipe VI, proclamar el deseo de la nación española de “garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo”, así como “consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular”. Igualmente, “proteger a los españoles” y “pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones”, a la vez que impulsar la cultura y la economía, “establecer una sociedad democrática avanzada” y colaborar en las relaciones internacionales pacíficas.

Fue a continuación cuando la princesa Leonor leyó que “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”. “La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”, seguía su lectura, y terminó leyendo que “la forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria”.

Le correspondió el turno al presidente del Gobierno, que leyó el artículo 2, por el que se establece “la indisoluble unidad de la nación española”. Ana Pastor, presidente del Congreso, leyó el 3, acerca de las lenguas, mientras que a Pío García Escudero, presidente del Senado, le correspondió la lectura del 4, sobre la bandera. Sonrisas arrancó la lectura de Juan José González Rivas, presidente del Tribunal Constitucional, por lo corto del artículo 5 que dice textualmente y sin más añadidos: “La capital del Estado es la villa de Madrid”.

A Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo, le tocó el artículo 6, acerca del pluralismo politico y los partidos, mientras que a Carmen Calvo, vicepresidente del Gobierno le correspondió el 7, sobre sindicatos y patronales. Fue José Pedro Pérez Llorca, uno de los padres de la Constitución quien leyó el artículo 8, sobre las Fuerzas Armadas y su cometido, “garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”.

Miquel Roca cerró el primer grupo de lectores con el artículo 9, por el que queda establecido que “los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico”. Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón finalmente no pudo acudir a esta cita. A continuación, tras una breve conversación con los representantes de los poderes del Estado presentes, la Familia Real abandonó el Instituto Cervantes.

Todos los artículos de la Carta Magna fueron leídos por las distintas personalidades que asistieron al evento, entre ellas ministros, ex ministros y otros ciudadanos anónimos e ilustres, leyendo en las diferentes lenguas del Estado, catalán, gallego y euskera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.