La OCDE augura las peores perspectivas para la Eurozona

La OCDE augura las peores perspectivas para la Eurozona

España resiste mejor que Alemania o Italia.
En rueda de prensa, Laurence Boone, economista jefa de la OCDE, ha señalado que la Eurozona está sufriendo una ralentización mayor de lo previsto inicialmente, rebajando casi a la mitad su previsión de crecimiento. En cambio, subrayó que “España está resistiendo la ‘tormenta’ mejor que Italia o Alemania” porque, a pesar de la ralentización de la tasa de crecimiento del crédito, el crecimiento de la economía española “sigue siendo positivo y menos afectado” que otros países de la zona euro.

En ese sentido, la economista francesa entiende que se trata una reducción relativa, que la evolución de la tasa de crecimiento del crédito en España es resultado de una anticipación del debilitamiento de la demanda global más que una reducción de la producción industrial.

La OCDE rebajó la previsión de crecimiento del PIB español en 2019 del 2,4% al 2,2%, mientras que adelantó una expansión del 1,9% en 2020. Así, en el informe actualizado Perspectivas Económicas, no hay cambios en las previsiones para España, mientras que rebaja en ocho décimas el pronóstico de la economía de la Eurozona para este año, hasta situarlo en el 1%, y revisa a la baja en dos décimas el crecimiento mundial, hasta el 3,3%.

El organismo económico señala que los descensos en la zona euro encuentran su explicación en factores excepcionales, como los problemas del sector de la automoción por los nuevos estándares de emisiones, así como por la incertidumbre política del Brexit, que ha jugado un papel “importante”. De este modo, el crecimiento de Alemania se revisa a la baja en nueve décimas, hasta situarlo en el 0,7%, e Italia cerrará el año con una recesión del 0,2%, después de revisar la previsión en 1,1 puntos porcentuales. Francia crecerá un 1,3%, 3 décimas por debajo de la previsión anterior. En el caso de Alemania e Italia, la reducción en el pronóstico es mayor porque las exportaciones representan un mayor porcentaje en sus respectivos PIB.

También para 2020 se pronostica un crecimiento menor de luego previsto en la Eurozona, te crecerá un 1,2%, mientras que la previsión anterior era del 1,6%. Alemania experimentará un crecimiento de un 1,1%, tres décimas menos, Francia crecerá un 1,3%, dos décimas menos, mientras que Italia avanzará un 0,5%, cuatro décimas menos.

La OCDE advierte de que, aunque no hubiera más restricciones al comercio mundial, algunas economías “clave” como Alemania, China, Reino Unido e Italia están lastrando el potencial de crecimiento del resto de las economías europeas debido a su ralentización. Según el documento, “la desaparición del crecimiento en el comercio entre los socios del euro, la alta incertidumbre política y la moderación de la confianza apuntan a una ralentización de la demanda que podría persistir”.

En seis décimas ha rebajado el organismo internacional el crecimiento del PIB de Reino Unido para 2019, hasta situarlo en el 0,8%, y en dos décimas también a la baja, hasta el 0,9%, para 2020. Estas previsiones son así si se logra un acuerdo entre Bruselas y Londres acerca de la salida de la Unión Europea. En cambio, avisan, “si Reino Unido y la Unión Europea se separan sin un acuerdo, la perspectiva sería mucho más débil”. Así, también serían seriamente afectados ante un Brexit duro Irlanda, Países Bajos y Dinamarca. A ello se une que el comercio bajo las normas de la Organización Mundial de Comercio, hará que los británicos experimenten una reducción del crecimiento del PIB de hasta un 2% durante los próximos dos años.

La OCDE recomienda al Banco Central Europeo que mantenga los tipos de interés bajos durante un periodo “extendido” y que se asegure de que los mercados financieros siguen funcionando “sin problemas”. Ángel Gurría, presidente del organismo internacional, aconseja a Mario Draghi que “si fuera necesario” adopte medidas para “mejorar” la financiación a largo plazo de los bancos y que actualice su orientación a futuro en relación a la primera subida de tipos de interés. “El limitado alcance de un apoyo sustancial por parte de la política monetaria evidencia el rol importante que unas políticas estructurales y fiscales coordinadas podrían jugar en el alza del crecimiento”, afirman desde la OCDE.

Por otro lado, recomiendan a los paises endeudados y sin margen fiscal que hagan reformas para mejorar la productividad, y que aquellos que tengan sus cuentas saneadas aprueben planes de inversiones estatales financiados por deuda, de hasta el 0,5% de su PIB anual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *