La muerte de cientos de niños sirios

La muerte de cientos de niños sirios

En 2018 murieron 1.106 menores, aunque UNICEF teme que la cifra sea mayor.
El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, ha dado a conocer datos de 2018 sobre las víctimas mortales entre niños en la guerra de Siria. También, los peligros a los que ahora se enfrentan. El principal de ellos son las minas sin detonar, que en el pasado año causaron 434 muertes y lesiones. Además, advierte de que se registraron 262 ataques contra edificios destinados a la educación y a la salud.

Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF, indica que está especialmente “preocupada por la situación en Idlib, al noroeste de Siria, donde la intensificación de la violencia ha matado a 59 niños solo en las últimas semanas”. Además, se alerta de que los niños y las familias en tierras de nadie siguen viviendo en un limbo. Se hace especial referencia a los refugiados en Rukban, en la frontera con Jordania, y donde la situación es “desesperada”, el acceso es a los alimentos, agua, atención médica, educación y vivienda es muy limitado.

La directora ejecutiva de la organización de Naciones Unidas, señala estar también “alarmada por el empeoramiento de las condiciones en el campamento de Al Hol, en el noreste, que ahora alberga a más de 65.000 personas, incluyendo a unos 240 niños no acompañados y separados. Desde enero de este año, cerca de 60 niños murieron mientras realizaban el viaje de 300 kilómetros desde Baghuz hasta el campamento”.

Al respecto, apuntó a que el futuro de los hijos de los combatientes extranjeros en Siria no está claro y por ello UNICEF hace un llamamiento a los demás países a que asuman la responsabilidad de los niños que son ciudadanos suyos o nacidos de sus nacionales, así como a adoptar medidas que eviten que los niños se conviertan en apátridas. “Actualmente, existe la errónea y alarmante idea de que el final del conflicto en Siria está cerca, y no es así. En diferentes partes del país, los niños corren tanto peligro como en cualquier otro momento durante los ocho años de conflicto”, remarcó Fore.

Es destacable que los países de la región están acogiendo a 2,6 millones de niños sirios refugiados. Hay numerosas familias que no pueden enviar a sus hijos a la escuela y, al tener pocas oportunidades de conseguir ingresos, caen en el trabajo infantil o en el matrimonio infantil.

Así, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia hace constar a las partes del conflicto y a la comunidad internacional que los niños sirios son los que más han sufrido y quienes más tienen que perder: “Cada día que el conflicto continúa es otro día robado de su infancia”, subrayan desde la organización. Así, UNICEF sigue trabajando en Siria y en los países colindantes para dar a los niños servicios esenciales de salud, protección, nutrición y educación, además de apoyar a las familias para que desarrollen su capacidad de recuperación, a pesar de lo cual “no es suficiente”.

La directora ejecutiva de la organización infantil hace “de nuevo un llamamiento a todas las partes en el conflicto, así como a quienes tienen influencia sobre ellas, para priorizar la protección de todos los niños, sin importar quién controle qué área y sin importar las supuestas afiliaciones de sus familias”. Asimismo, insta a que se promueva un acceso incondicional y seguro a las familias que necesitan apoyo y se aporten soluciones duraderas y a largo plazo para aquellos que voluntariamente han decidido no volver.

El comunicado emitido por UNICEF concluye que “en vísperas de la conferencia de donantes de Bruselas, también instamos a los donantes a mantener su generosidad hacia los niños de Siria y los países vecinos. Se requiere una financiación estable y sin restricciones durante varios años para satisfacer las necesidades inmediatas y a largo plazo de los niños y sus familias dentro de Siria y en toda la región”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.