La matanza de Parkland reabre el debate sobre la posesión de armas en Estados Unidos

La tragedia, en un instituto de Florida, se salda con al menos 17 muertos y 15 heridos.
En torno a las dos de la tarde de ayer, hora local, el joven de 19 años Nikolas Cruz segó la vida de 17 personas e hirió a 15, dos de ellas en estado crítico, en la escuela secundaria Stoneman Douglas de la localidad de Parkland, en Florida. Cruz había sido expulsado por indisciplina del centro en el que entró disparando ráfagas con un rifle AR-15, después de haber accionado la alarma de incendios, lanzado bombas de humo y tapado con una mascarilla. No fue un acto impulsivo, sino claramente premeditado y planeado. La tragedia supera a la de Columbine, en la que murieron quince estudiantes del centro, incluyendo a los dos asesinos. Alrededor de hora y media después del ataque, el sheriff del condado de Broward comunicó que el tirador había sido detenido y que se le había trasladado a un hospital en ambulancia. Según fuentes del Pentágono, Cruz había empezado un programa de entrenamiento o militar junior.
Según un testigo, Daniel Journey, escucharon la alarma y, pensando que era un simulacro de incendio, estaban en clase de música, “dejamos de tocar y salimos al pasillo. Pero inmediatamente nos gritaron que nos metiéramos dentro del salón otra vez. Entonces, creímos que era un simulacro de tiroteo. Otros alumnos entraron. Éramos unos 70, recogidos hacia el final del aula”. El joven con todo que estuvieron alrededor del 20 minutos parados en el aula, pensando que todavía era un simulacro. “Hasta que un compañero nos enseñó su teléfono y vimos que estaban matando gente en la escuela. Ahí empezaron los gritos”. 12 personas fueron asesinadas dentro del instituto, dos el recinto exterior y una en una calle cercana, mientras que otras dos murieron en el hospital. Al parecer, el asesino es un joven solitario y obsesionado con las armas de fuego y las armas blancas. Fue detenido en el exterior del centro.
Según medios locales, el profesorado y las autoridades escolares tenían temores sobre el joven de 19 años por sus amenazas a otros estudiantes, incluso se le habría prohibido entrar en la escuela con mochila. Había sido expulsado después de varios expedientes por su comportamiento problemático y había crecido el temor, por diversos comentarios que Cruz había hecho, de que algo como lo sucedido podía llegar a ocurrir. “Muchos lo habían dicho”, afirmó un estudiante. En el centro se comentaba que si algún día había un tirador en la Stoneman Douglas, sería Nikolas Cruz. El presidente Donald Trump ha expresado sus condolencias a través de Twitter: “Ningún niño ni profesor ni nadie más debería sentirse inseguro en una escuela estadounidense”. Desde la masacre de 1999 hasta 2016 se ha producido medio centenar de atentados con arma de fuego en escuelas de estados unidos, dejando 141 muertos, y con este tiroteo de Parkland en lo que va de año ya van 18 incidentes con armas de fuego en centros de enseñanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.