Inminente puesta en libertad de Villarejo

Inminente puesta en libertad de Villarejo

El juez evalúa si aplicar el arresto domiciliario o la pulsera telemática, o ambas medidas.
Según han señalado fuentes jurídicas a Europa Press, Diego de Egea, magistrado de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, está valorando diferentes posibilidades para poner en libertad al ex comisario José Manuel Villarejo, en prisión preventiva en la cárcel de Estremera desde noviembre de 2017. En concreto, evalúa la posibilidad de imponerle una pulsera telemática de localización, un arresto domiciliario o ambas medidas a la vez.

El pasado 20 de noviembre, la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional denegó a Villarejo su puesta en libertad al considerar que persistía el riesgo de fuga y el de destrucción de pruebas.

Ha pasado un año y un mes desde que el ex comisario entrara en prisión y aún no ha sido procesado. Así, De Egea evalúa alternativas basándose en el artículo 508 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para aplicar una prisión a medida de forma que el investigado sigua siéndolo bajo medidas de control fuera de la cárcel “cuando por razón de enfermedad el internamiento entrañe grave peligro para su salud”, reza la norma.

Por el momento, el comisario jubilado y no ha esgrimido razones de salud en sus solicitudes de puesta en libertad a la Audiencia Nacional. Sin embargo, ésta ha sido la razón por la que en esta semana no acudió a declarar en sede judicial respecto a unas supuestas actividades ilícitas en Marbella investigadas en una nueva pieza secreta del caso Tándem.

Según fuentes de la defensa, Villarejo padece “descompensación” de la tensión arterial y problemas de espalda, aunque, de momento, no va a solicitar la excarcelación por razones de enfermedad.

Instituciones Penitenciarias comunicó al juez en abril, cuando De Egea pidió la posibilidad de la pulsera telemática para el ex comisario, que ésta es una medida que, actualmente, solo se aplica a condenados y presos no preventivos.

En este escenario, sería el arresto domiciliario la alternativa más plausible en caso de enfermedad grave y no imponiendo una libertad bajo fianza, algo que también valora el instructor. Fue el juez De Egea quien permitió la salida de prisión, utilizando esta última vía, a Rafael Redondo, hombre de confianza y ex abogado de Villarejo, después de rebajar de un millón a 100.000 euros la cuantía a consignar para salir de la cárcel.

En esa ocasión, la Sala confirmó la decisión, atendiendo a qua varias piezas del caso Tándem habían sido archivadas, los bienes de Redondo estaban intervenidos, la vivienda familiar hipotecada en favor del Estado y la documentación incautada de Villarejo bajo recaudo del procedimiento, por lo que no había riesgo de fuga ni de destrucción de pruebas.

Por contra, la Sala denegó la libertad al ex comisario porque el archivo de las piezas sigue pendiente de recurso, sus bienes están intervenidos pero se cree que tiene capital oculto en el extranjero y, por ello, hay tanto riesgo de fuga como de destrucción de pruebas porque el análisis del material señala cada vez a más presuntos delitos.

Tal es así, que al principio de la causa se lo investigaba por delitos de organización criminal y blanqueo, pero a medida que avanzaba la instrucción, se le apunta como presunto autor de delitos de cohecho, descubrimiento y revelación de secretos y extorsión, sirviéndose de su posición en la Policía Nacional para conseguir información por la que luego tenía beneficios económicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *