Un inmigrante con discapacidad muere en Italia por no recibir acogida

Se trata de un niño kurdo de 13 años, con discapacidad y en busca de refugio.

Adan, un niño kurdo de 13 años, con discapacidad y en busca de refugio, murió este fin de semana en Italia. En 2015, abandonó su casa en Kirkuk, en el norte de Irak, junto a sus padres y sus tres hermanos. Llegaron a Suecia, donde pidieron asilo internacional, que les fue denegado, de modo que continuaron por Europa, pasando por Alemania y Austria, donde tampoco consiguieron asilo, hasta recabar en Italia, probablemente en tren, sin cejar en su empeño. Adan había recorrido todo el camino en silla de ruedas, porque padecía distrofia muscular. El segundo día, mientras iniciaban los trámites para solicitar asilo, y eran excluidos de los circuitos de acogida, los encontró SOS Bolzan, una asociación de voluntarios que ayuda a inmigrantes que están de paso en Bolzano.
Allí, el sistema de acogida excluye a “los sujetos vulnerables” que ya hayan pasado por otros estados europeos. Los voluntarios de SOS hicieron una colecta para pagar, de forma privada, un alojamiento para toda la familia. Al tercer día, el pequeño enfermó, comenzó a tener fiebre y lo llevan al hospital, donde después de estar ingresado un día, es dado de alta. Dos días después, Adan cae de su silla de ruedas y se fractura las dos piernas, siendo llevado de nuevo al hospital. Después de una operación y con un pronóstico a priori favorable, vuelve la fiebre y una grave infección. Muere la madrugada siguiente. “Hay cientos de personas durmiendo en la calle en este momento, porque la política responde rechazando”, denuncia SOS Bolzan.
Acnur, la agencia de Naciones Unidas para los refugiados en un comunicado apunta hacia la circular Critelli –la norma que rige el sistema de acogida en Bolzano- y su «ilegitimidad» y afirma que supone una «clara violación de las normas sobre acogida de personas con necesidades específicas». El Gobierno provincial afirma que la directiva sí prevé este tipo de situaciones “una posible colocación”, pero sólo si se constatan “graves motivos que lo hagan absolutamente necesario” y por un período máximo de tres días. Nadie sabe por qué no se aplicó este punto en el caso de Adan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.