El Gobierno propone un tributo por usar el coche

El Gobierno propone un impuesto por usar el coche

Aumento de los tipos impositivos al diésel y a la gasolina y un nuevo impuesto por usar el coche son algunas propuestas que plantea el Gobierno.

Este último tributo, el impuesto por usar el coche, vendría a sustituir otras figuras fiscales como el impuesto de matriculación. Estas medidas se incluyen en el documento España 2025. Fundamentos y propuestas para una Estrategia Nacional de Largo Plazo que presentó el Ejecutivo ayer.

El Gobierno pone, así, el foco en la importancia de dar garantía a la sustitución de los vehículos de combustión por modelos ‘cero emisiones’.

Pero ese objetivo pasa por desarrollar una estrategia intersectorial para facilitar la creación del ecosistema que necesita el coche eléctrico. Asimismo, se hace preciso el fomento de su fabricación en España. Para ello, hay que impulsar la producción, reutilización y reciclaje de baterías.

Igualmente, aumentar el número de puntos de recarga rápidos y poner sobre la mesa incentivos para la adquisición de este tipo de coches.

Además, el informe pone de manifiesto la conveniencia de subir progresivamente los tributos al consumo de diésel y de gasolina. Para ello, se pone como objetivo la equiparación del tipo impositivo medio de la gasolina en los ocho principales países de la Unión Europea.

Todo ello pretende ajustar la fiscalidad del transporte por carretera al uso real del coche. Se abordará la totalidad de impactos negativos y se garantizará la coherencia entre el tipo de modelo adquirido y las necesidades del servicio.

El impuesto por usar el coche sustituiría a otras figuras impositivas

Con ese objetivo, el Gobierno plantea pasar las actuales figuras fiscales sobre la compra, la circulación y combustibles a un impuesto por usar el coche. Dicho tributo atenderá a sus características, es decir, el peso, la potencia y las emisiones.

Por otro lado, según el documento, en 2050 habrá más vehículos compartidos y menos vehículos privados. También, más bicicletas y más transporte público.

Así, señala, “la movilidad se verá transformada por la difusión del automóvil eléctrico”. Éste, apunta, será cada vez más económico y competitivo” y “constituirá el grueso del parque móvil español a mediados de siglo”.

También, por tanto, “será relevante adaptar la fiscalidad a la nueva realidad del transporte para corregir sus externalidades negativas y establecer señales inequívocas que garanticen su descarbonización a largo plazo”, reza el texto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.