Enrique Barón: “Los defensores del federalismo vamos por buen camino”

Enrique Barón: “Los defensores del federalismo vamos por buen camino”

Enrique Barón lo ha sido todo en política. Lo sigue siendo. O casi todo. Dice que lo que más ilusión le hizo fue ser concejal del Ayuntamiento de Madrid, uno de sus últimos cargos institucionales ya en la madurez. Pero estamos hablando de un político principal en la historia contemporánea de España: diputado desde la I Legislatura, con sólo algo más de treinta años, ministro de Transportes del primer gobierno socialista, presidente del Parlamento Europeo y un largo etcétera. Hablamos con él de federalismo.

Diario Progresista-Jacobo Baquero: Acabo de leer su libro La era del federalismo que escribió usted en 2014. ¿El estado autonómico necesita un cambio hacia un modelo federal especialmente a partir de las debilidades que hemos visto a lo largo de la pandemia?

Enrique Barón: El hecho político fundamental acelerado por la pandemia es lo que he denominado como video federalismo, tanto en España con las conferencias semanales de Presidentes, a las que no ha falta ninguno, como en el Consejo Europeo.

Pero hasta ahora no era normal.

Es evidente que somos interdependientes y que hemos de trabajar juntos. Ahora, tenemos que convertirlo en una práctica política normal.

¿España tiene vocación federal?

De hecho –lo digo efectivamente como diputado socialista constituyente- cuando elaboramos la Constitución teníamos presente que el Estado autonómico tenía una vocación federal que, por otra parte, responde a nuestra configuración histórica desde la Edad Media.

Enrique Barón explica en su base qué es el federalismo

Pero, en ese sentido, España no es aún un estado federal. Y tampoco es un Estado centralista. Muy a pesar nuestro, después de esta terrible pandemia, se ha visto cómo su modelo de estado parece a priori no funciona correctamente. ¿A qué modelo de federalismo deberíamos encaminarnos?

Para explicarlo más que hablar de modelos –como si fuera un desfile de moda-, hay que examinar sus rasgos fundamentales. El federalismo parte de la voluntad de compartir destino en una unión como el mejor sistema para garantizar la paz, la libertad y prosperidad con voluntad de permanencia.

En la actualidad es usted presidente de las fundaciones Yehudi Menuhin y Europea de la Sociedad de la Información. Usted está acostumbrado, incluso hoy en día a pactar, acordar, avanzar.

Se trata en general de cooperación activa y leal entre instituciones e individuos que comparten los mismos valores a la vez que preservan sus respectivas integridades.

¿Un sistema más flexible?

No es un debate teórico ni un método para transar partiendo de diferencias, es un sistema flexible que permite acordar y aplicar juntos decisiones que permiten a su vez mantener las propias preferencias en una interdependencia creativa.

¿Cuáles serían sus rasgos esenciales?

Sus rasgos esenciales son la subsidiariedad, la territorialidad, la no centralización, el constitucionalismo, el equilibrio de poderes y la negociación permanente.

Los defensores del federalismo van por buen camino, para Enrique Barón

Sin embargo, ¿por qué hay en este país una demonización al sistema federal en ciertos sectores, si en países como Alemania, EEUU, Austria, que son estados federales, no ven peligrar su nación?

Creo que los defensores del federalismo vamos por buen camino. Como ocurre con la mayoría de los países importantes. En el mundo del G20, la mayoría de las economías más poderosas del planeta son Estados con constituciones federales: Estados Unidos, India, Alemania, Brasil, México, Argentina, Canadá, Australia, Rusia, Sudáfrica y, a su manera, Unión Europea.

Otros no…

Otros… como Gran Bretaña, Italia o España están en proceso de federalización o de devolución de poderes. A propósito, las tradiciones políticas que han generado mayor número de países federales son la hispánica y la británica.

Hablando de Unión Europea, desde el punto de vista de la mismísima Unión Europea, parece como que también no ha sabido cómo reaccionar a nivel de bloque: Ha dado la sensación que cada país ha actuado según sus intereses y no por intereses comunes, Es decir, por ejemplo, hubiésemos deseado un gobierno federal europeo que afrontara retos como el Brexit, la guerra comercial de EEUU y China, y un largo etcétera. ¿Es una utopía?

EB.: Resulta curioso que hablar de Europa sea siempre recitar una letanía de problemas cuando en esta crisis la UE está demostrando una unidad y una capacidad de reacción que se manifiesta en el propio salto económico en línea federativa. Ésa es la mejor prueba de solidaridad e interés común, incluso por instinto de supervivencia. No hay que olvidar que la Declaración Schuman fijaba como objetivo final la Federación Europea.

Un Brexit duro no tiene un día siguiente

Hace unos meses que conversábamos, recuerdo que me dijo que el Reino Unido a pesar del Brexit no se iba a ir de la Unión Europa.

Como en la canción “dices que te vas, te vas…”. Y, de momento, no se han ido. Debemos mantenernos unidos para que no nos desunan. Parece ser que la línea de Johnson y de sus bravatas relativas a un Brexit duro no tienen un día siguiente. Gran Bretaña ha sido siempre un protagonista europeo, no veo que quiera convertirse en un paraíso fiscal en medio del Atlántico.

Dígame, como miembro de los gobiernos de González le tocó lidiar con graves problemas: económicos, sociales, terrorismo etc. Y salieron con éxito. ¿Cree que el actual Gobierno de Sánchez tendrá el mismo éxito a pesar de que no tiene mayoría absoluta?

Cada día tiene su afán. Deseo que Sánchez triunfe, no solo porque cuenta con mi apoyo, sino porque es el único que puede gestionar con estabilidad el país en una crisis tan grave y compleja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.