El pasado adolescente de Laura Escanes

El pasado adolescente de Laura Escanes

Antes de que, en 2015, Laura Escanes conociese a Risto Mejide, llevaba una vida totalmente anónima. Ella tenía 19 años y se relacionaba con gente de su edad, especialmente con Ferrán Regaña de Tossa de Mar, lugar donde ella veraneaba con su familia.

De aquella época, nada relevante ha trascendido a los medios. Se tienen noticias de su noviazgo y boda con el publicista, además de su reciente maternidad. También se ha conocido su éxito en tendencias y cosmética. Pero hay un capítulo desagradable en su pasado, que ella misma se ha encargado de darlo a conocer.

Cuando la modelo era adolescente y disfrutaba de sus veranos en Tossa de Mar, fue víctima de una cruel traición por parte de los que eran sus amigos o, más bien, ella creía que lo eran.

Un día en que la pandilla estaba disfrutando de una jornada de playa, mientras Laura se bañaba en el mar, sus ‘amigos’ cogieron su móvil y comenzaron a repasar su contenido, encontrando fotos en las que la chica salía con poca ropa. Quienes ella consideraba sus amigos, se fueron enviando las fotos e, incluso, las hicieron circular por foros a los que tenían acceso todos los jóvenes del pueblo, nos revela Semana.

Aquel acto de traición de las personas en las que Laura había depositado su confianza, supuso para la modelo un gran golpe, llevándola incluso a sufrir momentos de ansiedad. Este hecho provocó que pasara mucho tiempo en su casa sin querer salir. Esta traición desagradable e imperdonable, obligó a la modelo a alejarse de ese tipo de personas a los que había considerado amigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.