El ministro del Interior de Merkel achaca todos los problemas políticos a la inmigración

El ministro del Interior de Merkel achaca todos los problemas políticos a la inmigración

Afirma que muchos ciudadanos asocian sus preocupaciones a la cuestión migratoria.
Horst Seehofer, líder de la Unión Social Cristiana, CSU, y ministro del Interior alemán, ha dicho que la inmigración es “la madre de todos los problemas políticos” en el país.

“El tema de la migración es la madre de todos los problemas políticos en este país. Llevo diciendo eso desde hace tres años”, ha expresado, en una entrevista al diario local Rheinische Post.

De este modo, ha especificado que ello se confirma por las encuestas y se palpa en los mítines, del mismo modo que ha advertido que muchas personas asocian sus preocupaciones sociales con la cuestión migratoria.

Respecto a los malos resultados obtenidos en las encuestas de intención de voto, tiene clara su respuesta: “Por primera vez tenemos a un partido a la derecha de la Unión que podría establecerse a medio plazo, un país dividido y una falta de apoyo a los partidos populares en la sociedad”. Aunque reconoce que, según su opinión, esto no sólo tiene que ver con la cuestión migratoria.

Las elecciones regionales en Baviera se celebrarán el 14 de octubre. La CSU teme perder su mayoría absoluta. Las encuestas desvelan que el partido populista de tinte xenófobo Alternativa para Alemania, AfD, podría obtener entre el 13 y el 14% de los votos.

A lo largo de la entrevista, Seehofer ha mostrado su comprensión por las manifestaciones de Chemnitz, tras la muerte de un alemán por un iraquí y un sirio, aún hay dudas sobre su nacionalidad. Las autoridades están tras otro iraquí como sospechoso.

Seehofer está indignado por ese crimen y expresa su condena en primer plano. “En segundo lugar, entiendo que haya una agitación e indignación en la población por este homicidio. Si no fuera ministro, habría salido a las calles como ciudadano, no junto con los radicales, por supuesto”, ha indicado.

Una ola de manifestaciones ultraderechistas y neonazis se levantaron tras el crimen y provocaron ataques contra la Policía, periodistas y extranjeros.

Seehofer recuerda que hay “tolerancia cero para las fuerzas que utilizan estos incidentes como una ocasión para llamar a la violencia, incluso contra la Policía. Esto es completamente inaceptable, no hay duda alguna”.

Del mismo modo, según ha indicado el ministro, uno de los presuntos culpables del apuñalamiento del ciudadano alemán ni siquiera debería haber podido entrar al país, antes de añadir que casos de este tipo son los que “cuestan la confianza de los ciudadanos”.

“Si hubiéramos tenido el reglamento por el que fui duramente criticado a principios de verano, el sospechoso iraquí no habría entrado en el país, ya que había solicitado asilo previamente en Bulgaria en 2016 y podría haber sido rechazado en la frontera”, señaló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.