El Gobierno no permitirá que Franco sea enterrado en la Almudena

El Gobierno no permitirá que Franco sea enterrado en la Almudena

Carmen Calvo se reunió con el cardenal Pietro Parolin en el Vaticano.
“Hemos acordado trabajar de forma conjunta para encontrar una salida que obviamente no puede ser la Almudena”, son las palabras con las que Carmen Calvo, vicepresidente del Gobierno, ha explicado en el Congreso la conclusión alcanzada tras la reunión que mantuvo con Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede.

Queda descartado, por tanto, que los restos de Francisco Franco, después de exhumados del Valle de los Caídos, recalen en la catedral madrileña.

Hasta el momento, el Ejecutivo mantenía que no se podía hacer nada para evitar que los nietos del dictador trasladaran sus restos a este templo en pleno centro de Madrid porque son propietarios de una cripta. La Iglesia coincidía en ello. Sin embargo, después del encuentro mantenido anteayer con el cardenal Parolin, parece que todo cambia.

Según manifestó Calvo, el Gobierno “tiene que garantizar que no se enaltece a Franco en ningún lugar”, incluida la Almudena, aunque sea propiedad de la Iglesia. De no ser así, podría convertirse en un lugar de peregrinación para sus defensores. Dijo que el Vaticano está de acuerdo.

La vicepresidente puso en valor “la posición absolutamente colaboradora, incuestionable, de la Iglesia en la exhumación del dictador”, como también lo ha sido con respecto a la posterior inhumación, según explicó. Señaló que al cardenal Parolin “le advertimos de que vamos a aplicar, como no puede ser de otra manera, nuestra legislación. Los restos de Franco no pueden estar en ningún lugar donde sea enaltecido, donde sea homenajeado, porque eso está prohibido en nuestra legislación. Él lo entendió. Le advertimos de que esta aplicación de la ley se tiene que hacer en cualquier lugar del territorio. Él entendió que debíamos intentar una salida de ambas partes para que los restos de Franco estén en un lugar en condiciones de dignidad, pero que no puedan ser objeto de homenaje. El Estado tiene instrumentos para que esto no ocurra”, aseguró.

Finalmente, Calvo indicó que la catedral es responsabilidad de la Iglesia católica, pero el Estado “tiene que garantizar que no se enaltece a Franco en ningún sitio. Todos estamos sometidos a la ley”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *