EL AQUARIUS NAVEGA DE NUEVO A LA DERIVA

Se repite ahora la situación que ya se dio a principios del mes de junio, cuando el buque Aquarius solicitó puerto seguro para desembarcar.
Los gobiernos de Italia y Malta cerraron sus puertos. En cambio, el Gobierno de España, presidido por Pedro Sánchez, ofreció el puerto de Valencia para que desembarcara, además de conceder asilo temporal a cerca de 630 inmigrantes.
Puesto que algunos países europeos se niegan a que el buque desembarque en sus costas, el gobierno español está negociando con el resto de países europeos para llegar a un acuerdo sobre quien acoge al buque.
Precisamente uno de los principales temas tratados entre Pedro Sánchez y Ángela Merkel, el pasado fin de semana, fue la cuestión migratoria que ha aumentado considerablemente su flujo en el Mediterráneo durante este verano.
La conclusión adoptada por ambos radica en reclamar más esfuerzo a la Unión Europea. Además es necesario que los socios europeos comprendan que es indispensable dotar de más recursos a Marruecos para frenar los flujos migratorios en sus fronteras.
El Derecho Internacional concede al buque la posibilidad de petición de puerto seguro. Lo que es incomprensible es la actitud de algunos miembros de la UE cerrando sus puertos, dejando a un lado toda cuestión humanitaria, tal es el caso de Italia y Malta, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.