EEUU y China pueden llevar al mundo a la recesión

EEUU y China pueden llevar al mundo a la recesión

“Firme oposición” a la decisión “unilateral” del Departamento del Tesoro de Estados Unidos de calificar a China como “manipulador de divisas” es lo que ha manifestado el Banco Popular chino, BPC. Alerta de que las medidas tomadas por Washington socavan el consenso sobre los tipos de cambio, afectando gravemente y de forma negativa a la estabilidad del sistema monetario internacional.

Así lo ha hecho a través de un comunicado en el que expresa que “esto, no solo socavará gravemente el orden financiero internacional, sino que también desencadenará turbulencias en el mercado financiero, obstaculizará en gran medida el comercio internacional y la recuperación económica mundial”.

Igualmente, el organismo regulador del gigante asiático indica que el acto unilateral estadounidense socava el consenso multilateral global sobre problemas cambiarios. También, que tiene un grave impacto negativo en la estabilidad del sistema monetario internacional. Por ello, sugiere a las autoridades estadounidenses que regresen “a la senda de la racionalidad y la objetividad”.

Después de que este lunes el BPC dejara caer el yuan a mínimos de 2008 respecto al dólar, el Gobierno de Estados Unidos anunció que designaba a China como “manipulador de divisas”.

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro estadounidense, señaló que se adoptó la decisión después de analizar la devaluación siguiendo el criterio del Acta de Competitividad de 1988 que “considera qué países manipulan la tasa de cambio entre su moneda y el dólar estadounidense”.

Anticipó que tomará contacto con el Fondo Monetario Internacional, FMI, para tratar sobre este asunto y “eliminar la injusta ventaja competitiva creada por las últimas acciones de China”.

Por su lado, el BPC ha explicado que en China hay implementado un sistema de tipo de cambio flexible basado en la oferta y la demanda, además de referenciado a una cesta de monedas. Así, el tipo de cambio del renminbi se determina por la oferta y la demanda y no es posible la manipulación.

Además, el organismo regulador chino recuerda que, según datos del Banco de Pagos Internacionales de entre 2005 y 2019, el tipo de cambio nominal efectivo del yuan se ha apreciado un 38%. En cambio, el tipo de cambio real efectivo de la divisa china ha aumentado un 47%. Además, la evaluación del FMI determina que el tipo de cambio del yuan está en línea en general con sus fundamentales.

El BPC agrega que “desde 2018, Estados Unidos ha dado comienzo a una escalada de disputas comerciales. China siempre ha insistido en no entrar en una devaluación competitiva y no ha utilizado el tipo de cambio para abordar las diferencias comerciales”.

Por tanto, el gigante asiático seguirá adhiriéndose a un tipo de cambio basado en la oferta y la demanda con referencia a una cesta de monedas. Se trata de un sistema de tipo de cambio flotante administrado, cuyo objetivo es mantener la estabilidad básica del tipo de cambio de la divisa china en un nivel razonable y el equilibrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *