Editorial “Vuelve el fascismo”

Ya sabemos que los más puristas nos van a decir que el fascismo es algo más sofisticado que esta banda de burros que gobierna algunos de los países de Europa. Un grupo de ignorantes que gobierna algunas de las naciones europeas y nos retrotraen a los años treinta de infausto recuerdo.
El Parlamento de Hungría aprueba una norma en la que se persigue a aquellas organizaciones que ayuden a los pobres inmigrantes sin papeles en suelo magiar. Un parlamento que está a la altura de su gobierno, en el basurero de la historia, el lugar que ocuparán los reaccionarios contra los más débiles. El problema pues son los gobiernos insolidarios y la incultura extendida.
El Gobierno de Italia, una ignorante ultraderecha localista, está dispuesto a abandonarles en el mar. Como si el océano cubriera de desmemoria las conciencias de aquellos que no respetan los más mínimos derechos humanos amparándose en las fronteras.
Vuelve el fascismo a Europa. Vuelve a inundar de ignorancia las cámaras de representantes. Vuelve a sostener la barra de la ignominia en las manos de sus gobernantes. Volvemos a la estupidez, a la crueldad, a la reacción.

1 thought on “Editorial “Vuelve el fascismo””

  1. Es cierto que vuelven a gobernar los burros en muchos países pero habría que preguntarse por qué la gente elige a esos burros para que les gobiernen. Seguro que la política moderada está fallando en algo, en algo no está respondiendo a las necesidades de la gente, en algo está fallando a la hora de transmitir los mensajes de moderación y solidaridad en las acciones políticas.
    Europa cree vivir muy bien y les asusta o nos asusta la pretendida perturbación que en su bienestar les pueda suponer la llegada de inmigrantes.
    Asimismo la salida de la crisis la hemos pagado unos pocos mientras otros se lo estaban llevando a bolsillo lleno preconizando austeridad para los demás.
    Además el hombre es el único burro que tropieza dos y más veces en la misma piedra, parece que necesitamos que, de vez en cuando, un dictador nos vapulee y nos mueva a luchar por una convivencia en paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.