La desescalada reactiva las ventas minoristas

La desescalada reactiva las ventas minoristas

Gracias a la reapertura progresiva de los comercios desde el 4 de mayo, las ventas minoristas crecieron en el conjunto del mes un extraordinario 18,2% mensual. En términos interanuales la caída se amortigua hasta el 17%.

Según el Servicio de Estudios de Bankia, la demanda embalsada durante el periodo de confinamiento está favoreciendo un aumento del gasto de las familias. Ello, a medida que avanza la desescalada y se van relajando las restricciones a la actividad y movilidad.

Dentro de una mejoría generalizada en mayo de las ventas minoristas por tipo de bienes y establecimientos, sobresalen las de productos no alimenticios (+51,3% mensual). Se debe a que buena parte de los establecimientos dedicados a este tipo de bienes estaban cerrados en abril.

Dentro de éstas, destacan, especialmente, las ventas de equipo del hogar y personal (+89,5% y +125,3%), muy por encima de las de otros bienes (+23,1%). Asimismo, el comienzo de la movilidad también ha impulsado las ventas de combustibles para automoción y, con ello, las ventas del comercio en las estaciones de servicio, que crecen con fuerza respecto a abril (casi un 40%).

A pesar de la intensa mejoría del mes, las ventas minoristas siguen muy lejos de los niveles de hace un año. En términos reales se mantienen en mayo, por tercer mes consecutivo, en terreno muy contractivo (-16,9% interanual), si bien dicha tasa es 12 puntos inferior a la del pésimo mes de abril.

La caída de las ventas minoristas en el segundo trimestre, en el 22,8%

De este modo, el descenso acumulado en lo que va de segundo trimestre se sitúa en el 22,8% (-2,7% en el 1T20). Las ventas nominales caen con algo más de intensidad (-17,3% en el mes y -23,2% en el trimestre). Las ventas en las estaciones de servicio también amortiguan sensiblemente su caída hasta el -54,3% nominal y el -42,9% en volumen.

Por tipo de bienes (en términos reales), las ventas de alimentos prácticamente se estancan (-0,3% interanual), mientras que las del resto de bienes retroceden un 30,4%, lastradas por todos los segmentos. Tanto otros bienes (-16,9%) como equipo del hogar (-23,3%) y, sobre todo, equipo personal (-59,1%). Estos descensos se deben, fundamentalmente, al comercio presencial, ya que las empresas dedicadas exclusivamente al comercio on-line aumentan sus ventas un 64,1%.

Por modos de distribución, las ventas en grandes superficies y pequeñas cadenas siguen registrando caídas muy intensas (-29,6% y -36,9%, respectivamente). En cambio, las de grandes cadenas apenas retroceden un 1,4%. Por su parte, el descenso en las empresas unilocalizadas es del 18,6%.

Por último, las ventas del comercio minorista caen en todas las regiones, pero menos que en abril. Los peores registros, tanto en el mes como en lo que llevamos de año, vuelven a corresponder a las regiones insulares. Las mejor paradas son Galicia y Castilla La Mancha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.