Decenas de muertos en un ataque racista en Nueva Zelanda

Decenas de muertos en un ataque racista en Nueva Zelanda

Uno de los atacantes retransmitió en directo por redes sociales un vídeo con el ataque a una de las mezquitas.
49 personas, al menos, murieron ayer y otras 41 resultaron heridas después del ataque terrorista con tinte racista contra dos mezquitas en Christchurch, una localidad de la Isla Sur de Nueva Zelanda, según informa Mike Bush, jefe de la Policía neozelandesa. 41 fallecieron en la mezquita de la avenida de Deans, otras siete en la mezquita de Linwood y otra murió poco después en un hospital a causa de la gravedad de las heridas sufridas, ha detallado.

Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda, declaró que lo sucedido este viernes no tiene precedentes en la historia del país, añadiendo que “está claro que esto solo puede describirse como un ataque terrorista. Por lo que sabemos, parece estar bien planeado”. La Policía neozelandesa ha informado de que cuatro personas, tres hombres y una mujer, están bajo custodia policial. Uno de los atacantes retransmitió por redes sociales en directo su ataque contra una de las mezquitas.

Según ha declarado la primera ministra, “la Policía está interrogando a los detenidos, de los cuales ninguno estaba fichado por las autoridades”. Además, comunicó que dos explosivos han sido encontrados en los vehículos de los sospechosos y que han sido desactivados. Los detenidos no estaban en ninguna lista de seguimiento por terrorismo, confirmó Ardern.

“Hay cuatro individuos que han sido detenidos, pero tres están conectados con este ataque y están bajo custodia, uno de los cuales ha dicho públicamente que es australiano”, señaló la primera ministra. “Hay personas que yo las describiría como de visiones extremistas que no tienen absolutamente ningún lugar en Nueva Zelanda y que, de hecho, no tienen lugar en el mundo”, aseveró. “Aunque no tenemos ninguna razón para creer en esta fase que hay otros sospechosos, no lo estamos dando por supuesto en este momento”, remarcó.

Ardern quiso enviar “un mensaje a aquellos directamente afectados. Para muchos, este no es el lugar en el que nacieron. Para muchos, Nueva Zelanda fue su elección, un lugar al que muchos vinieron por su seguridad. Un lugar donde era seguro practicar su cultura y religión”, destacó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *