La Cumbre de Madrid llega a su fin

La Cumbre de Madrid llega a su fin

Este jueves concluyó la Cumbre de Madrid en la que se tomaron importantes decisiones que marcarán la ruta de la OTAN para la próxima década.

Entre ellas, el nuevo Concepto Estratégico, el plan de la Alianza Atlántica ante los nuevos desafíos y amenazas en un “mundo peligroso”.

Así, Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, ha mostrado su satisfacción por las decisiones adoptadas en la Cumbre de Madrid.

Ha calificado la reunión de los miembros de la Alianza como “transformadora” para el futuro de la organización.

Además, apuntó que, aunque no es un bloque “monolítico”, ha demostrado su capacidad para unirse.

La cumbre se cierra con el compromiso, también, de una mayor implicación militar y financiera de los aliados.

Asimismo, con la invitación a Suecia y Finlandia para que se unan a la OTAN en los próximos meses.

El ex primer ministro noruego subrayó, a su vez, que hay “unidad y resolución” frente a los retos actuales. Un frente común que venía definiéndose como uno los grandes objetivos de este cónclave.

En ese sentido, señaló que “la OTAN nunca ha sido una organización monolítica”. Puso en valor, precisamente, que esas diferencias entre “naciones democráticas” suponen “una expresión de fortaleza” de la Alianza Atlántica.

Una Cumbre de Madrid marcada por la invasión de Ucrania

Asimismo, remarcó que la disuasión militar es uno de los principales ejes de la organización, cuyo objetivo sigue siendo “prevenir la guerra”.

Aludía directamente a los temores de Vladimir Putin, presidente de Rusia, acerca de potenciales expansiones en el este de Europa.

Al respecto, destacó que es Putin quien debe poner fin “inmediatamente” a la invasión de Ucrania, “una nación soberana y democrática”.

Además, avisó de que los aliados estarán preparados “para cualquier eventualidad”. Respondía de esta manera a la amenaza del presidente ruso de tomar medidas si Suecia y Finlandia continúan con el proceso de adhesión.

Por último, Stoltenberg formalizó la convocatoria de la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de 2023 en Vilna, capital de Lituania.

Un gesto de apoyo no sólo a este país sino al conjunto de la región báltica, una de las zonas más amenazadas por expansionismo ruso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.