Cuba, sin combustible, afronta una crisis energética sin precedentes

Cuba, sin combustible, afronta una crisis energética sin precedentes

La crisis energética que atraviesa Cuba ha llevado a que se están reemplazando tractores por bueyes, que se utilice la madera en lugar del gas en algunas panaderías y que se recomiende a los ciudadanos que, para ahorrar electricidad, aprovechen la luz del día.

Son consecuencias del endurecimiento de las sanciones de Estados Unidos. Así, el Gobierno cubano está destinando a servicios esenciales el poco combustible que tiene y a sectores del turismo que aportan ingresos al país. En otros terrenos, busca alternativas, como reducir los horarios de trabajo.

En esa línea, se ha rebajado la producción en algunas fábricas de cemento. Una empresa de acero de La Habana ha echado el cierre temporalmente. En algunos casos, como el de dos grandes construcciones de hoteles, se ha ordenado a los trabajadores que viven fuera de la ciudad que se queden en casa porque no hay combustible para el transporte.

En otros sectores estatales se ha dicho los empleados que no vayan al trabajo hasta nuevo aviso. Muchas oficinas del Estado, universidades y escuelas han producido en las horas con el fin de ahorrar electricidad y también aliviar al transporte público.

En este escenario, muchos cubanos creen que el Gobierno se está preparando para una situación económica que continua siendo grave o que incluso empeore. De hecho, Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba, es partidario de mantener algunas de las medidas de eficiencia energética impuestas cuando acabe la crisis.

A causa de la reducción de los envíos de petróleo de Venezuela y el incremento de las sanciones de Estados Unidos, el ejecutivo cubano implementó medidas de austeridad ya en 2016.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.