Calviño señala que no hay que bajar impuestos si se quiere mantener el mismo gasto

Calviño señala que no hay que bajar impuestos si se quiere mantener el mismo gasto

Seguirá adelante con las tasas Tobin y Google si los socialistas continúan en la próxima legislatura.
Durante su intervención en el Foro Cinco Días, Nadia Calviño, ministra de Economía y Empresa, ha alertado acerca de que, si se bajan los impuestos, hay que ajustar los gastos “en igual medida”. Hacía referencia, así, a las propuestas del PP, de las que, dijo, están “muy lejos” de la “ortodoxia y la responsabilidad”.

“Es muy importante huir de recetas mágicas -aseguró- soluciones milagrosas que no resisten un mínimo examen de contraste con la realidad, como la idea de una bajada masiva de impuestos que supuestamente elevaría la recaudación y no hace falta más para garantizar el Estado de bienestar”. Destacó que en el terreno de las cuentas públicas hay que actuar con “prudencia” porque, si se bajan los impuestos, aumenta el déficit y la deuda si no se ajusta el gasto “en la misma medida”.

Al hilo de ello, sostuvo que las propuestas de gasto consecuencia de las medidas que ha aprobado el Gobierno vienen acompañadas de ingresos adicionales superiores, como “ha confirmado la AIReF”, cifrando estos en 3.300 millones gracias a las medidas aprobadas en diciembre, como el incremento de las bases mínimas de cotización, que superan los gastos derivados de las medidas adoptadas en los llamados “viernes sociales” y que suponen 1.100 millones de euros, si bien la AIReF hizo un cálculo con un resultado neto positivo de 1.400 millones de euros.

Por otro lado, señaló que en 2018 se bajó el déficit público del 3,1% del PIB al 2,6% del PIB, lo que ha permitido salir del brazo correctivo del Pacto de Estabilidad de la Unión Europea después de diez años y continuar con la reducción hasta el 2% del PIB, ya en 2019. Además, “todo apunta”, indicó, a que Eurostat confirmará la reducción de la ratio de deuda sobre PIB en un punto el ejercicio pasado.

Calviño ha hecho hincapié en que todos los organismos vaticinan el mantenimiento de un “buen ritmo de crecimiento” de la economía, “muy por encima” de los principales socios económicos y que la previsión “prudente” del Ejecutivo indica una subida del PIB del 2,2%, manteniéndose en la horquilla inferior del consenso internacional, situada entre el 2,1% y el 2,4%.

A su juicio, los indicadores de los primeros meses de este año muestran que se sostiene el “dinamismo de la demanda interna”, en la fase expansiva del ciclo, a punto de terminar después de dos décadas. No obstante, reconoce que hay riesgos, como el enfriamiento económico de la UE, el Brexit y la incertidumbre que está generando, las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y la ralentización de la economía mundial.

Precisamente, este último aspecto es uno de los que tratará la ministra en las reuniones de primavera, en esta misma semana, con el FMI y el Banco Mundial en Washington. El martes, el Fondo Monetario Internacional rebajó su previsión de crecimiento para España al 2,1% en 2019, aunque mantiene el 1,9% para 2020, y la tasa de paro del 14,2% en este año. En opinión de la titular de Economía, los cálculos y la metodología utilizados a nivel internacional para medir la tasa de desempleo estructural son “muy regresivos” y están en dependencia de la evolución anterior en mucha medida porque, sostiene, “si es estructural, no puede cambiar cada seis meses”.

En consecuencia, cree que el FMI puede entender en nuestro país no tiene la misma capacidad para seguir reduciendo el paro en los próximos años porque puede que España esté llegando a “una especie de punto de resistencia del mercado laboral”. Así, opina que el análisis del FMI “probablemente no esté reflejando con exactitud lo que puede estar sucediendo en el mercado laboral”, puesto que entre 2018 y 2019 se terminarán creando 900.000 empleos, con una tasa de creación de puestos de trabajo “notable”, si bien la tasa de paro del 14% prevista es “socialmente aceptable”.

Por ello, defendió que se avance hacia el “Estatuto del siglo XXI” porque la realidad del mercado “no es la misma que en los años 80” y “no se trata de hacer apaños”, sino de tener un “gran apoyo y consenso social”, con los representantes empresariales y sindicales que diseñen normas para frenar la dualidad del mercado laboral, aumentar la productividad y el capital humano. “Habrá que hacer ajustes sobre los aspectos más lesivos de la última reforma en términos de precariedad y los problemas que identifican todos los organismos”, sostuvo.

Respecto a si ha habido impacto por la subida del Salario Mínimo Interprofesional en la creación de empleo, la ministra afirmó que por ahora no se ve un impacto negativo puesto que se mantiene un “notable dinamismo”. en ese sentido, ha celebrado que “los gurús económicos de los partidos de la oposición se están empezando a alinear” respecto al SMI. Ironizó: “Más vale tarde que nunca, ambos -PP y Cs- dicen que no piensan revertir la subida del SMI. Bienvenido el alineamiento tras haber anunciado el fin del mundo, tal y como lo conocemos”. A pesar de ello, Pablo Casado, presidente del PP, anunció en la mañana ayer que volverá al salario de 850 euros, aunque luego rectificó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *