Calviño no permitirá que salga la limitación de alquileres de Iglesias que tanto daña a los menos favorecidos

Calviño no permitirá que salga la limitación de alquileres de Iglesias que tanto daña a los menos favorecidos

En el Ministerio de Economía están que trinan. El Gobierno cedió a la limitación de alquileres que propone Pablo Iglesias, sumido en la más elemental de las ignorancias, sin reconocer lo que sabe cualquier estudiante de Económicas.

Para garantizar el derecho a la vivienda hay que promover vivienda pública de alquiler asequible en las ciudades. Como saben todos los economistas, la limitación del precio, sin embargo, provoca una reducción del número de viviendas en alquiler. Y que sólo los más adinerados puedan acceder a ellas. Añaden, por cierto, “fomentando además, el mercado negro”.

Alucinan en el Ministerio por la ignorancia de Pablo Iglesias, personaje que además cita autores sin haberlos leído previamente, como quedó demostrado en varios fueras de fuego que sufrió en distintas televisiones. Así las cosas, el departamento de Calviño está dispuesto a poner pie en pared ante tamaño disparate.

La limitación de alquileres fue un compromiso que Iglesias arrancó a Pedro Sánchez, in extremis, previo a su visto bueno al anteproyecto de los Presupuestos. La ley sobre alquileres se llevará al Consejo de Ministros en tres meses como máximo. Ahora bien, aún hay que establecer cómo se articulará.

Ahí es donde la ministra pretende rebajar su alcance. No lo tiene difícil porque la vicepresidente tercera preside la Comisión Delegada de Asuntos Económicos y por ella pasará sí o sí el proyecto.

Por su parte, desde Podemos aseguran que la exigencia de la limitación de alquileres forma parte del acuerdo con el PSOE para el Gobierno de coalición. Según éste, se podrían declarar zonas de mercado tensionado, “con carácter temporal y excepcionalmente, cuando se haya producido un incremento abusivo y sostenido de las rentas del alquiler”.

La limitación de alquileres se aplicaría en “zonas tensionadas”

Así, en esas zonas “se establecerán mecanismos de contención o eventualmente bajada de los precios”. Esto podría aplicarse tanto a los nuevos contratos como a los ya existentes “en función de los sistemas de índices de referencia”.

“En todo caso, y en relación con la información obtenida por los sistemas de índices de precios de alquiler, se contendrán las subidas injustificadas en los nuevos arrendamientos”, reza el documento.

La tarea de Calviño ahora es advertir de los riesgos si se interviene el mercado e intentar convencer a Sánchez para que retire el proyecto. Entretanto, los equipos técnicos de José Luis Ábalos y de Iglesias ya trabajan en un borrador.

Una de las claves consiste en alertar al jefe del Ejecutivo y al departamento que dirige Ábalos de la inmediata fuga de grandes fondos de inversión internacionales si hay limitación de alquileres. De hecho, Claudio Boada, presidente de Blackstone en España, ya advirtió de que la idea de la formación morada se percibe con preocupación en esos lobbies.

Es más, recordó que su fondo ha invertido en cinco años 25.000 millones en el sector inmobiliario y eso que nadie apostaba por él. “Y todavía no nos hemos ido”, añadió. Además, su intención es “seguir en España”, pero, si se aprueba en el alquiler una reforma intervencionista de ese calado, podría retirar las inversiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.