Bronca entre ministros. Díaz a Escrivá: “¡Yo no soy de Podemos!”

Bronca entre ministros. Díaz a Escrivá: “¡Yo no soy de Podemos!”

Las filtraciones, las presiones que ejerce Podemos sobre el Gobierno vienen desencadenando tensiones y bronca entre los ministros de uno y otro sector. La última, la protagonizada por Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, y José Luis Escrivá, de Seguridad Social.

La exigencia de la formación morada para que se siga desplegando el paraguas de protección social por la tercera oleada conlleva no pocas desavenencias en el seno del Ejecutivo.

Con estos mimbres tejidos por los de Pablo Iglesias desembocaron en reproches del también titular de Inclusión a la ministra Díaz. Una bronca que llevó a ésta a desmarcarse de los morados al grito de “¡a mí no me digas nada, que yo no soy de Podemos!”.

La última razón de las discrepancias, y los reproches de Escrivá, estaba en la supuesta manipulación de Podemos de la propuesta de subir de 25 a 35 años el cómputo del cálculo de las pensiones. Era parte de un borrador y, según revela El Mundo, los morados lo filtraron.

El ministro responsabilizó de que se hubiera hecho público al sector de Podemos en el Gobierno, metiendo en el saco a la ministra. Durante casi diez minutos, Escrivá empleó un tono agrio.

Fue en una reunión de cuatro titulares de cartera involucrados para hablar sobre los fondos europeos convocada por Nadia Calviño. Las constantes alusiones del ministro a la formación morada hicieron saltar a la ministra.

“No hay derecho” a que esto ocurra en el seno del Ejecutivo, espetó Escrivá, cuando la reforma de las pensiones está dando vueltas. “¡A mí no me digas nada, que yo no soy de Podemos!”, respondió Díaz, dejando claro que ella sólo milita en el PCE.

“No va por ti”, replegó el ministro ante la exigencia de la ministra para que concretara a qué se refería. Los demás titulares de cartera hicieron lo mismo, deslizando que el reproche era hacia Iglesias.

Así están transcurriendo las tensas relaciones internas por las ‘salidas de tiesto’ de los de Podemos. Los consultados precisaron que las palabras de Escrivá, más que una recriminación hacia Díaz, eran un “desahogo”.

No en vano, a pesar de algunos choques con Calviño, es notorio y conocido que la ministra de Trabajo se lleva bien con el de Seguridad Social. Igual sucede con la mayoría del Gabinete. Incluso busca su complicidad en algunos asuntos en los que choca con la ministra de Economía.

Desde Podemos defienden que Escrivá estaba avisado de que no aceptarían la propuesta. Sostienen que tuvo que intervenir el propio Pedro Sánchez para frenarlo, mientras que el ministro mantiene que solo era un borrador.

A fin de cuentas a esto juegan los morados, que han visto en esta y otra bronca aireada por ellos mismos un modo eficaz de ejercer una influencia que se diluye en el Consejo de Ministros en el que son minoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.