Aunque la economía española va a velocidad crucero las dudas se agolpan amenazantes

Francisco Villanueva Navas.

Por Francisco Villanueva Navas · @FranciscoVill87
Economista y periodista financiero.

Es verdad que la economía española es en este preciso momento la que más crece de la Unión Europea, según señaló el Presidente Pedro Sánchez en sede parlamentaria, pero también es verdad que nuestro país es un mar de dudas frente al futuro a medio plazo.
España fue rescatada en la primavera de 2012 debido a una crisis bancaria fruto del estallido de la burbuja inmobiliaria propia de manual de economía. Los despropósitos en la obtención de hipotecas por parte de muchos ciudadanos que no tenían un verdadero colchón económico y la desmedida fiebre en los precios de los alquileres y de venta de viviendas hicieron el resto. Una hecatombe de la que se deberían extraer muchas lecciones para el presente. No hay que menoscabar el incremento exponencial de la deuda pública que pasó del 35% del PIB en 2008 al 100% de 2017, una vergüenza para cualquier gobierno.
No debemos olvidar que la reducción de la deuda pública se hace mediante impuestos justos y trabajos bien remunerados y no bajando impuestos ahora que hay más actividad económica y, sobre todo, no olvidemos nunca la labor ingente que ha realizado la Unión Europea por medio del organismo de su Banco Central dirigido por el italiano Mario Draghi. Sin este señor con mayúsculas, España, Portugal, Grecia, Irlanda y la propia Italia estaríamos en la bancarrota.
También es de reconocer que los ciudadanos de los países intervenidos hemos sufrido en nuestras carnes lo que significa una devaluación sin monedas propias y dentro de la cesta del Euro… impresionante. Habrá un día que se estudiará en todas las universidades de economía del mundo semejante gesta del BCE. Créanme que no es nada fácil comprar en barra libre la deuda pública emitida por los países con problemas, a precios exorbitados y con primas de riesgo que daban miedo. Pero si, se ha hecho con tenacidad y constancia.
Pero el diciembre de este año cuando estemos en plenas fiestas de Navidad en Europa, el BCE dejará de comprar deuda indiscriminadamente y aportar inyecciones de liquidez infinitas a los sistemas financieros… ¿no les da miedo?, a mí particularmente sí, porque un país como España (cuarta economía de la UE) con crecimiento del 2,5% y generación de riqueza trimestral alta, puede verse afectado por la inestabilidad de los mercados que no conocen de solidaridad, de igualdad, de bajadas de impuestos, ni de doctorados, ni de másteres… solo les importa el flujo de capitales hacia la rentabilidad y la seguridad. Por eso albergo temores fundados en que la nueva etapa que empieza en 2019 sin el paraguas del Banco Central Europeo y con síntomas de querer retomar el mercado inmobiliario como motor económico, y un empleo en precario debido a la baja productividad del sistema español, unido a el ruido que queda en el exterior de una España corrupta que se ha ido y de un gobierno progresista que ha llegado que puede abrir la mano a eliminar recortes y derechos; pueda afectar a la imagen económica de solvencia.
Estamos en un buen momento aunque creo que, como vengo diciendo desde hace meses, no hemos superado la crisis financiera más grande de la historia y que los problemas comerciales globales provocados por el impresentable Presidente Trump, adalid del intervencionismo facha, nos pueden pasar factura a una europea que ya ha sufrido mucho. El patético Brexit puede hacer lo demás y la gestión del gobierno radical de izquierda y derecha de Italia presidido por ministros vergonzosos como Salvini pueden hacer el resto… muy preocupado pero mucho.

1 thought on “Aunque la economía española va a velocidad crucero las dudas se agolpan amenazantes”

  1. Muy acertado, realista y oportuno. A cualquiera nos puede llevar a reflexiones sobre lo que ha sido y porque ha sucedido, y lo que puede ser y lo que puede suceder.
    Y la sociedad y la economía del bienestar, a tomar por saco.
    No por causas naturales, si no por decisiones y políticas descabelladas y corruptas que encima son coreadas por millones de personas que apoyan a quienes los han arruinado económica, personal y socialmente.
    País; que decía Forges
    Yo también estoy preocupado, muy preocupado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.