Ábalos aplaude que se negocie con Bildu

Ábalos aplaude que se negocie con Bildu

Bildu ha entendido la “gravedad” de la crisis y, además, es “un grupo parlamentario más”. Así lo manifestó ayer José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, en una rueda de prensa telemática después de la Permanente Federal socialista.

Respondía de este modo a las preguntas de los periodistas en cuanto al apoyo de la formación abertzale de permitir la tramitación de los Presupuestos. También, porque Arnaldo Otegi, líder de Bildu, consultará a su militancia pero está dispuesto a dar el visto bueno final.

Ábalos volvió a asegurar que el Gobierno no tiene ningún acuerdo con la formación abertzale para conseguir su apoyo a la tramitación de los Cuentas. Más bien, considera que los independentistas vascos entendieron que era lo más adecuado.

Asimismo, hizo hincapié en que las negociaciones que vendrán ahora acerca de las enmiendas parciales serán sólo sobre los Presupuestos. Este aspecto quiso subrayarlo. La negociación que lleva el Grupo Socialista con Bildu será únicamente sobre asuntos “estrictamente presupuestarios”. Además, insistió en que se dialoga con la formación abertzale como con los demás grupos políticos.

El también ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana remarcó que no comparte “el proyecto, la tradición ni la historia” de Bildu. Fue entonces cuando destacó que la coalición que lidera Otegi “sí entiende la gravedad de la situación”.

No ha querido “poner obstáculos a un proceso de estabilidad para España”, a lo que Ábalos añadió que no ve “tampoco si eso es muy negativo”. En cambio, lo “lamentable” es “que no lo hagan otros”.

En ese sentido, dijo que “es un grupo parlamentario más que participa como otros en el debate. Lo que llama la atención en este caso es que tengan una actitud distinta”, algo que, a su juicio, no es “reprochable”.

Ábalos sostiene que no se “expulsa” a nadie de los pactos

Así las cosas, el ministro de Transportes aseguró que no se va a “expulsar a nadie de los acuerdos”. “No habrá líneas rojas, salvo las que impongan la Constitución y las leyes”, afirmó.

Llegado este momento, apuntó que “ante la pandemia, había dos opciones: aliviar el sufrimiento de la gente, sentar las bases de un modelo más justo, o la salida populista y de deslegitimación de las instituciones”. Una alusión al PP, del que lamentó que parece que se ha decantado por la “crispación política y polarización social”.

“La alternativa de Gobierno no puede residir en un partido asentado en el catastrofismo, que sigue sin aceptar los resultados electorales”, advirtió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.