8 de cada 10 usuarios se comunica a diario con imágenes

8 de cada 10 usuarios se comunica a diario con imágenes

La imagen es un nuevo lenguaje donde el principal canal es el smartphone.
Coincidiendo con el inminente lanzamiento en España de un nuevo modelo de Samsung y con el fin de conocer las tendencias en la nueva era de la comunicación y las expectativas de futuro de los usuarios, Samsung ha dado a conocer su estudio El Futuro de la Imagen, que analiza el presente y el futuro de una nueva forma de comunicación en la que los usuarios se expresan cada vez más con imágenes, vídeos y emojis.
La conclusión es unánime: la imagen es un nuevo lenguaje donde el principal canal es el smartphone como dispositivo universal que ha modificado los hábitos de comunicación de las personas: un 83% lo utiliza para realizar fotografías y para un 54% la cámara del smartphone es un elemento clave y diferencial a la hora de escoger su dispositivo móvil.

El lenguaje se transforma en imagen
En los últimos años la conversación digital ha evolucionado desde el lenguaje escrito, basado principalmente en texto, al lenguaje visual en el que las fotos, los gif animados, los emojis y los vídeos cortos se han convertido en recursos esenciales para la comunicación. El 77% de los encuestados utiliza, al menos, una de esas formas de expresión porque agilizan la conversación y facilitan la expresión y, sobre todo, porque contribuyen a que la comunicación resulte más entretenida y divertida. Las imágenes y las fotografías, con un 58%, y los emojis, con un 50%, son los elementos más empleados seguidas por los vídeos (30%), los gif animados (25%) y los memes (14%). Hasta un 34% de los encuestados utiliza la fotografía o el vídeo a través del móvil en el entorno de las comunicaciones laborales y como herramienta de trabajo.
El smartphone se ha convertido en una herramienta imprescindible que se utiliza a todas horas como centro de comunicaciones, para transmitir y compartir en cualquier momento las vivencias y las experiencias personales y colectivas. En este contexto el smartphone es considerado como indispensable para gran parte de la población, con un 83% de usuarios que lo utiliza como cámara fotográfica. De este modo el smartphone ha reemplazado al resto de dispositivos que también pueden tomar fotografías, incluyendo a las cámaras digitales (17%), las tablets (4%), las cámaras analógicas (1%), y las cámaras de acción (1%.)

El usuario es sujeto activo de la escena
En los resultados del estudio se observa un cambio importante en los hábitos de uso y en finalidad de las fotografías. Antes, la cámara fotográfica se utilizaba sobre todo para captar el entorno, pero ahora el usuario se ha convertido en sujeto activo de la escena fotografiada.
Por esta razón los usuarios demandan más que nunca que la cámara del smartphone disponga de la última tecnología, con la mejor calidad de imagen en cualquier situación y lugar. El usuario también reclamará que la cámara del smartphone disponga de herramientas que le permitan contar su historia. Para el 74% de los usuarios el enfoque y la iluminación son los principales problemas con los que se han encontrado al tomar fotografías, motivo por el cual desean que su smartphone resuelva tales inconvenientes.

Más prestaciones del sistema del dispositivo
La posibilitad de editar rápida y fácilmente las fotografías es una función muy valorada por los usuarios. El 70% afirma que suele recortar imagen, el 51% aplica habitualmente algún tipo de filtro y casi el 50% modifica ajustes, como la exposición para mejorar la imagen final.
En cuanto a las tendencias de uso, la cámara delantera ha equiparado en su utilización a la cámara trasera, ya que supone un salto evolutivo al permitir al usuario aparecer en primera persona para formar parte de la historia que quiere narrar. Cada cámara se utiliza para tomar diferentes tipos de imágenes. La cámara delantera se emplea, principalmente, para hacer selfies y autorretratos, mientras que la trasera es la favorita para capturar momentos y vivencias, retratos de familiares y amigos, fotografiar el entorno o, sencillamente, disfrutar de la práctica de la fotografía.
El estudio, desarrollado por The Cocktail Analysis para Samsung, se ha llevado a cabo combinando las metodologías cuantitativa y cualitativa a través de distintas sesiones realizadas entre miembros de la Generación Z, influencers y profesionales de la imagen, además de un test online entre la población internauta general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.