Ya se puede luchar contra la anorexia desde una APP

Ya se puede luchar contra la anorexia desde una APP

Un grupo de científicos suecos han encontrado un modo de controlar los trastornos de la alimentación. Consideran que deben tratarse de este modo y no como trastornos mentales. Trasladan que la clave está en el comer, según ha informado Quo.

“Las personas con anorexia pueden normalizar su alimentación ajustando la ingesta de alimentos con una aplicación que hemos desarrollado”, ha trasladado Per Sodersten, autor principal de un artículo en Frontiers in Neuroscience ennel que defiende su método. “Y a diferencia de los tratamientos estándar, la mayoría recupera un peso corporal normal, su salud mejora y tienen pocas recaídas”.

El enfoque está basado en una teoría mediante la cual, la alimentación lenta y el excesivo esfuerzo físico, que son dos características de la anorexia, son respuestas que muestran la evolución a una baja tomando alimentos que pueden rectificarse con una alimentación normal.

“Con una sorprendente similitud con los anoréxicos humanos, las ratas y los ratones que reciben alimentos solo una vez al día comienzan a aumentar su actividad de correr y disminuyen su ingesta de alimentos hasta el punto en que pierden una gran cantidad de peso corporal y finalmente pueden morir. Encontramos que la señalización química en el cerebro hambriento apoya la búsqueda de alimentos, en lugar de comer solamente”, ha apuntado Sodersten.

La técnica estudiada por los científicos suecos consiste en un plato con báscula que, a su vez, está conectado a la app. Así, la app registra lo que se va comiendo, la curva de ingesta y la duración de la comida. “A intervalos regulares, aparece una escala de calificación en la pantalla y se le pide al sujeto que califique su sensación de plenitud”, ha apuntado Sodersten.

Las curvas que se reflejan en la app se comparan con las curvas que se generan en las apps de personas que no padecen anorexia y, de este modo, los pacientes saben como son las porciones que se han de tomar de modo normal y la velocidad normal a la que se debe comer.

Con este método han sido tratados 1.500 pacientes, con una tasa de recaída de tan solo el 10% en cinco años de seguimiento.

Esto supone un gran avance para aquellas personas que sufren anorexia y posiblemente pueda aplicarse también a otras personas que padezcan trastornos alimenticios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *