Trudeau cercado por la gestión de la corrupción

Trudeau cercado por la gestión de la corrupción

La empresa SNC-Lavalin, investigada por sobornos, está lastrando al Ejecutivo.
Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, ha visto cómo otra de sus ministras abandona el Gobierno debido al escándalo que se ha generado por la gestión del Ejecutivo de un caso de corrupción y que implica a la empresa SNC-Lavalin.

Jane Philpott, presidenta de la Junta del Tesoro, ha informado de su renuncia siendo una de las mujeres con más poder en el Equipo de Trudeau. Ha trasladado su imposibilidad para defender la gestión llevada a cabo respecto al caso SNC-Lavalin por parte del Gobierno.

Philpott se ha convertido así en la segunda mujer en dimitir del equipo de Gobierno en las pasadas semanas y ello como consecuencia de las denuncias de que por parte del primer ministro se presionó a Jody Wilson Raybould, anterior ministra de Justicia, para lograr un mejor acuerdo para SNC-Lavalin, importante foco laboral en Quebec.

Hay una investigación abierta que estudia los presuntos sobornos de la empresa para hacerse con contratos en Libia y tendrá que hacer frente a una prohibición que no le permita su participación en contratos federales a lo largo de diez años, en caso de que fuese condenada.

En una reforma del Ejecutivo debido a la salida de un ministro, Wilson-Raybould, primera indígena en ocupar el puesto de fiscal general de Canadá, presentó en febrero su dimisión después de haber sido relegada a la cartera de Asuntos de los Veteranos.

Philpot, a través de un comunicado, ha manifestado gran preocupación por las “pruebas de esfuerzos por parte de políticos y/o funcionarios para presionar a la antigua fiscal general para que interviniera en la causa penal en la que está implicada SNC-Lavalin”. Según considera, la independencia de la justicia corre peligro. “He perdido la confianza en cómo el Gobierno ha tratado este asunto y en cómo ha respondido a las cuestiones planteadas”, ha apuntado.

Posteriormente, en un acto sobre el cambio climático en Toronto con partidarios liberales, Trudeau ha realizado unas declaraciones agradeciendo a Philpott su servicio, y ha elogiado el “cambio transformador” que ha llevado a cabo en muchas carteras.

“En una democracia como la nuestra, y en un espacio en el que valoramos nuestra diversidad tanto, se nos permiten desacuerdos y debate”, ha subrayado el primer ministro. “Incluso los alentamos”, ha señalado.

El primer ministro ha dicho que se toma “muy en serio” el tema que ha estado llenando titulares desde hace un mes. De hecho, supone un importante revés para Trudeau cuando quedan apenas ocho meses para las elecciones, la dimisión de Philpott, ministra de Salud y ministra de Servicios indígenas antes de que fuese ascendida a presidenta de la Junta del Tesoro.

Gerald Butts, mano derecha de Trudeau, también abandonó su cargo debido al escándalo. Dimitió de secretario principal del primer ministro en febrero, en un escenario rodeado de alegaciones de que él y casi diez responsables políticos más habrían ejercido presiones sobre Wilson-Raybould con el fin de revocar la decisión  del director del Servicio Fiscal Público de procesar a SNC-Lavalin.

Considerado amigo cercano de Trudeau, Butts era su principal estratega. Éste tendrá que testificar en la comisión de Justicia del Parlamento para contestar a las alegaciones de Wilson-Raybould a lo largo de su declaración en este comité.

Andrew Scheer, líder de los conservadores, que ha pedido la dimisión de Trudeau por este asunto, ha apuntado a través de las redes sociales en existe un caos absoluto en el Gobierno de los liberales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.