“Trampas que pueden sonar bien”. Por Mª Victoria Moreno.

María Victoria Moreno.

Arranca su andadura el llamado gobierno del cambio en Andalucía. He seguido con mucha atención los acuerdos firmados a diestra y más diestra por el nuevo presidente en materia de educación.  Para una madrileña resultan demasiado familiares. Pasemos de largo por el retorno a los colegios segregados para niñas o niños de los que se han hecho eco los medios de comunicación. Hay cuestiones menos llamativas pero bastante demoledoras.

Por ejemplo, la posibilidad que quieren abrir a los padres para vetar la participación de sus hijos e hijas en actividades contrarias a sus convicciones ideológicas. ¿Será la puerta abierta a que padres creacionistas impidan que sus hijos estudien a Darwin y la evolución? ¿Los padres terraplanistas podrán impedir que se enseñe geografía con un globo terráqueo? Suena histriónico pero en otros lares ya se vive en las escuelas situaciones tan aparentemente ridículas pero tan escalofriantes. El currículum escolar no es un capricho de los docentes ni el fruto de mentes y mafias calenturientas para aleccionar a la infancia. Educación no es adoctrinamiento, tampoco en el seno de la familia porque los padres no pueden ser propietarios del pensamiento de su prole.

También parece que está entre los objetivos del nuevo gobierno andaluz eliminar la zonificación educativa. Se hace al amparo de una supuesta libertad de elección de las familias que ya no tendrán que circunscribir sus solicitudes de centro a un territorio determinado. Puede sonar bien pero la contrapartida es que la administración se libera de la responsabilidad de garantizar todos los recursos educativos en todos los ámbitos territoriales o, si no los hubiera, hacerse cargo de los costes suplementarios para las familias. La libertad de elección de las familias será para aquellas que puedan afrontar el gasto que conlleve y se hará a costa de la equidad y de garantizar igualdad de oportunidades para todos. Lamentable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *