¿Por qué tomamos las 12 uvas en Nochevieja?

Entre los posibles orígenes, dos destacan en Madrid y Alicante.
Algunos historiadores dicen que el origen de tomar 12 uvas, una por cada campanada, al despedir, o recibir, el año, proviene de la burguesía francesa y alemana que comían esta fruta combinada con espumantes para que les trajera suerte en el año entrante.
Sin embargo, la mayoría de las teorías apuntan a dos sucesos ocurridos en Alicante y en Madrid. En la segunda ciudad, en 1882, según diarios de la época, las clases altas de la sociedad se gastaban ingentes cantidades de dinero en uvas y champán, algo que irritaba especialmente al resto de la sociedad española que padecía una pobreza extrema y apenas tenía para llevarse algo a la boca. Por ese motivo, las clases bajas decidieron tomarse a broma el asunto y democratizar las uvas, burlándose de las clases altas tomando las uvas en plena Puerta del Sol. De este modo el glamour desapareció. La protesta satírica se extendió a todas las zonas de España hasta convertirse en una tradición. Tal es así que según el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Uva Embolsada del Vinalopó, en una sola noche se consumen algo más de 2 millones de kilos de uva en España.






Excedente de producción y exportación ¡¡a Australia!!
Según la otra teoría, en 1909 la producción de uva en Alicante tuvo un excedente masivo por lo que los agricultores, para no perder gran parte de la cosecha, la comercializaron bajo la denominación de uvas de la suerte, teniendo que pedir un deseo por cada una que se comiera. El éxito de la iniciativa comercial fue completo, a tal punto que Alicante sigue siendo el principal abastecedor de uva en la mayoría de los hogares españoles.
Pero la historia de esta tradición no acaba ahí, ya que, fue tal el éxito que se exportó a los países del antiguo imperio español, que incorporaron el ritual a sus costumbres. Más allá de esto, en la pequeña localidad de Hay Flat, cerca de Adelaida, en Australia meridional, donde la mayoría de la población es inglesa, griega e italiana, también se toman sus 12 uvas por cada campanada para despedir, o recibir, el año y que les traiga suerte y felicidad. Feliz 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *