Tecnología para detectar futuros yihadistas

Tecnología para detectar futuros yihadistas

Un estudio reciente llevado a cabo por investigadores del Departamento de Medicina legal de la Universidad Autónoma de Barcelona, de la University College of London y de la Universidad de Oxford ha puesto de manifiesto mediante el uso de la neuroimagen, cómo determinadas áreas del cerebro pueden mostrar una actividad neuronal diferente en los jóvenes que muestran conductas más cercanas a la radicalización.

En este estudio se ha analizado la actividad neuronal y la actividad conductual de un grupo de jóvenes marroquíes para intentar predecir cuáles se encontraban en un grupo de riesgo para una mayor tendencia a la radicalización, entendida esta como una mayor tendencia a la lucha de los valores defendidos por los grupos yihadistas.

De todos los que mostraron inicialmente por una entrevista previa una mayor aceptación de la lucha y la violencia para la defensa de lo que los grupos radicales consideraban “valores sagrados”, se hizo una selección para la siguiente fase en la que se llevaron a cabo estudios de neuroimagen mediante el uso de la resonancia magnética nuclear. Los resultados de esta segunda fase pusieron de manifiesto que estos jóvenes, con una aparente disposición a morir y luchar por la defensa de una identidad religiosa, nacional o comunitaria en comparación con un grupo control, presentaban una mayor actividad cerebral en una zona denominada giro frontal inferior izquierdo.

A su vez, a este grupo, mediante el empleo de un juego interactivo online se les estudió para ver quiénes presentaban actuaciones y efectos apreciables de una situación de exclusión social. En comparación de nuevo con un grupo control, la mayor parte de los jóvenes en los que se detectó una actuación propia de una situación de exclusión social, eran los que mostraban una mayor disposición a radicalizarse y a morir por esos denominados “valores sagrados”. Una nueva resonancia magnética para el estudio de las diferentes imágenes de las distintas partes del cerebro, asoció a este grupo de jóvenes con una actividad cerebral incrementada en la zona anteriormente mencionada.

Aunque se trata de estudios preliminares, los resultados de este trabajo internacional de investigación ponen de manifiesto, cómo el uso de esta tecnología de resonancia magnética en combinación con los juegos interactivos online, podrían darnos una pista en lo que está pasando en y por las cabezas de los jóvenes que principalmente en riesgo de exclusión social, serían capaces de llegar a extremos de radicalización tales, capaces de morir y matar por sus valores siempre que alguien despiadadamente se lo pida.

Quizá todo ello sirva para poder poner un poco más de atención en estos colectivos de jóvenes antes que sea demasiado tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.