Se quejan de que los hombres japoneses no quieren hacer el amor

Se quejan de que los hombres japoneses no quieren hacer el amor

El desempleo, la inestabilidad laboral y los bajos salarios son las principales causas de esta situación.
Desde hace un par de décadas, la asexualidad en Japón se está convirtiendo en un problema preocupante, sobre todo para el Gobierno del país. Crece de modo alarmante el número de adultos sin experiencia sexual alguna y, hasta ahora, no se había realizado ningún estudio que analizara el alcance del problema con datos específicos a nivel nacional. La Universidad de Tokio ha publicado ahora una investigación que analiza los motivos de la apatía sexual de los adultos más jóvenes en Japón por medio de unas encuestas llevadas a cabo con hombres y mujeres heterosexuales entre 1997 y 2015.

En el estudio se incluyen adultos de entre 18 y 39 años que no hayan tenido experiencia sexual alguna. En estas dos décadas, la proporción ha ido en aumento, de modo que uno de cada diez hombres reconoce que aún no se ha estrenado en el campo sexual. Para los hombres de 25 a 39 años, la culpa de su virginidad la tiene el desempleo, la inestabilidad laboral y los bajos ingresos. Estas circunstancias se tienen en cuenta por primera vez. “Los informes anteriores no habían examinado esta tendencia en diferentes grupos de edad y antecedentes socioeconómicos”, señala Peter Ueda, coautor del estudio e investigador de la Universidad de Tokio.

La primera experiencia sexual para los jóvenes japoneses es mucho más tardía si la comparamos con otros países como Estados Unidos, Reino Unido y Australia. El 24,6% de mujeres de entre 18 y 39 años no han tenido ninguna relación sexual. En los hombres, existe un porcentaje de 25,8% vírgenes, cifra que ha aumentado con respecto a 1992 que había un 20%.

El Gobierno quiere conocer la causa de por qué existen tantos jóvenes vírgenes en el país. Si esta tendencia continuase las consecuencias demográficas en el país llegarían a ser bastante severas, tal como opinan los científicos en un estudio que se ha publicado en la revista BMC Public Health y que refiere Quo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *