La ONU advirtió a las autoridades de Sudán de las limitaciones de los derechos civiles

La ONU advierte a las autoridades de Sudán de las limitaciones de los derechos civiles

Exigen la liberación de los manifestantes detenidos.
Según han asegurado algunos responsables de derechos humanos, se tiene conocimiento de que, por parte de las fuerzas de seguridad de Sudán, se utilizó munición real contra las personas que se manifiestaban pidiendo la renuncia del ya ex presidente Omar Al Bashir. El Secretario General manifestó que se había de actuar con la máxima moderación y pidió que fueran liberados los manifestantes detenidos.

Después del aumento de las protestas y las tensiones surgidas en Jartum, capital de Sudán, tras días de tensiones, Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, pidió el que se protegiera el derecho de reunión pacífica y la libertad de expresión, en un llamamiento tanto al Gobierno del país como a las fuerzas de seguridad.

Ravina Shamdasani, portavoz de la Oficina de la Alta Comisionada, en declaraciones a la prensa de Ginebra, apuntó la necesidad de un “diálogo sincero” para dar respuesta a una situación muy complicada que es consecuencia de las reivindicaciones económicas y sociales.

“A pesar de la participación de varios grupos, entre ellos las fuerzas de seguridad, el Ejército y las milicias progubernamentales, la principal responsabilidad del Gobierno es proteger a los manifestantes”, añadió Shamdasani.

También, la portavoz se refirió a la situación existente, que no es una situación nueva, puesto que la Alta Comisionada ha denunciado en muchas ocasiones el uso de la fuerza del que son objeto los manifestantes “desde que la situación se intensificó por primera vez en diciembre de 2018”.

Shamdasani, explicó que el número exacto de víctimas mortales que se registraron en los últimos enfrentamientos contra el Gobierno de Al Bashir no se ha podido verificar aún. De todos modos, el Ejecutivo sudanés por su parte señaló que eran unos cuarenta y seis fallecidos, mientras que los grupos de derechos humanos las cifraban en unos setenta.

“Es evidente que ha muerto mucha gente”, manifestó la portavoz, mientras se refería a la dificultad de verificar las cifras o saber quién es el responsable, puesto que las fuerzas de seguridad parecían estar “tomando partido por otros bandos”.

Las informaciones de la prensa trasladan que las protestas en el país comenzaron el 19 de diciembre y exigían la dimisión de Al-Bashir, ya ex presidente de Sudán, en el poder desde 1989. El pasado 11 de abril fue depuesto por un golpe de Estado perpetrado por los militares encabezados por Awad Mohamed Ahmed Ibn Auf, ministro de Defensa y ahora Jefe del Consejo Militar que asumió el poder, y que se mantendrá rigiendo el país africano durante dos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *