¿Quiénes son los “inmigrantes de mierda” según Trump?

Así se refirió sobre los procedentes de El Salvador, Haití y países africanos.
En noviembre de 2017 retiró la protección de residencia legal en Estados Unidos a 50.000 haitianos, y a principio de esta semana hizo lo mismo a 200.000 salvadoreños. Durante la reunión para renegociar el programa de protección que otorga residencia legal temporal a inmigrantes procedentes de Haití, El Salvador y países africanos -en total de 10 países afectados por guerras o desastres naturales-, el presidente estadounidense, Donald Trump, preguntó a algunos legisladores: “¿Por qué recibimos a gente de países de mierda?”
El caso es que los legisladores tendrán que encontrar una solución legal que Trump quiera aprobar, ya que, gracias al programa Estatus de Protección Temporal, TPS, instaurado en 1990, miles de inmigrantes han podido instalarse en Estados Unidos desde hace décadas. Incluso, muchos de sus hijos son americanos. Con la eliminación del programa, centenares de miles de ellos deberán salir del país.

“Extravagante propuesta”, tuiteó
Posteriormente, ayer, a través de su cuenta de Twitter dijo que “el lenguaje que utilicé en la reunión sobre el DACA fue duro, pero no fue el lenguaje que utilicé. Lo que sí fue duro es la extravagante propuesta”, sacando de culpar a los legisladores de hacerle esa propuesta sobre inmigración, y negando, en otro mensaje por Twitter, haber insultado a los haitianos: “Nunca dije nada despectivo sobre los haitianos, más allá de que Haití es, obviamente, un país pobre y afligido. Nunca dije sáquenles de aquí. Inventado por demócratas. Tengo una relación fantástica con los haitianos”.
Raj Shah, uno de los portavoces de la Casa Blanca, no desmintió los comentarios hechos por el presidente estadounidense, que dejaron atónitos a congresistas y senadores asistentes a la reunión sobre el programa DACA, de iguales características que el TPS, y que se quiere restaurar para los haitianos. “¿Por qué queremos a gente de Haití aquí?”, preguntó Trump. Shah aseguró que “mientras algunos políticos de Washington eligen pelear por otros países, el presidente siempre peleará por el pueblo americano. Al igual que otros países tienen sistemas de inmigración basados en un sistema meritocrático, el presidente Trump quiere luchar por soluciones permanentes que hagan a nuestro país más fuerte, recibiendo a quienes puedan contribuir a nuestra sociedad”. El presidente estadounidense había dicho que sería mejor que Estados Unidos acogiera a personas procedentes de países como Noruega.

Durísima política antiinmigración
La ONG International Crisis Group mantiene que El Salvador no tiene capacidad para recibir a sus 200.000 ciudadanos residentes en Estados Unidos y que Haití tiene similar fragilidad institucional. Trump retiró, en 2017, el TPS a más de 5.000 nicaragüenses y alrededor de 1.000 sudaneses y está pensando en hacer lo mismo a más de 80.000 hondureños, así sí como con miles de personas de Sudán del Sur, Yemen, Nepal, Somalia y Siria.
Desde que alcanzara la presidencia, Donald Trump ha aumentado un 40% las deportaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *