El primer autobús sin conductor que circula por España

El primer autobús sin conductor que circula por España

Z10 es el nombre del primer autobús sin conductor y 100% eléctrico que circulará por España. Se trata de un vehículo con 15 plazas totalmente autónomo que transitará por tráfico abierto. En las próximas semanas se estrenará en el campus de Cantoblanco de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

Como mucho, alcanza los 20 kilómetros por hora, con el fin de garantizar la seguridad. El Z10 dispone de varias cámaras y sensores que actúan como ojos, recogen en eldiario.es.

“Si observa un obstáculo a tres metros de distancia, aminora la marcha, y en caso de persistir la presencia de ese obstáculo, el vehículo se para”, indica Santiago Atrio, vicerrector de Campus y Sostenibilidad de la UAM.

El autobús sin conductir hará un recorrido circular de 3,8 kilómetros por el campus, al borde de su perímetro. Se podrá utilizar la tarjeta de transporte público. El trayecto comenzará en la Facultad de Psicología, pasando por la de Derecho, el Centro de Biología y la Plaza Mayor.

También tendrá parada en la Escuela Politécnica Superior, el IMDEA Nanociencia, el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa y las residencias universitarias. La última parada será en la zona de deportes del campus.

“A partir de la geolocalización, se le instruye para que siga un recorrido a través de la conexión 5G”, explica Atrio. Eso es lo que se le ha estado haciendo a lo largo de semanas para garantizar su seguridad y autonomía. Si se pierde la cobertura, Z10 se parará inmediatamente.

Otro aspecto de la seguridad es cómo actúa ante los obstáculos. “Si hay un coche mal parado o en mitad de la vía, el vehículo se para”, detalla el vicerrector. Si no se soluciona el ‘problema’, entonces actúa el asistente de ruta.

Un asistente de ruta irá dentro del autobús sin conductor

Éste viajará en el interior del vehículo, no para conducir, sino para añadir criterios de seguridad cuando sea preciso.

El autobús sin conductor es un proyecto conjunto del Consorcio Regional de Transportes de Madrid (CRTM) y la UAM. También participa la Dirección General de Tráfico y la compañía de transportes ALSA. Hace tres años que se inició, pero el convenio no se firmó hasta el pasado 16 de enero.

Atrio señala que pensaron que “en las instalaciones de la UAM podía ser útil disponer de una movilidad interna, pero queríamos que fuera sostenible y con el mínimo de emisiones posible”.

Soledad Pérez-Galdós, coordinadora de Infraestructuras e Innovación del CRTM, explica que “en caso de implementarlo en el resto de universidades sería un servicio muy similar. No se trataría de suplir unos autobuses por otros, sino colaborar con este vehículo autónomo para el servicio de los profesores y estudiantes en el campus en unos entornos más confinados”.

El coste del proyecto se eleva a 448.000. ALSA ha aportado la mayoría del capital, mientras que la UAM ha habilitado uno de sus almacenes como depósito de Z10. Si el servicio funciona, la idea es incrementar el número de vehículos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.