Podemos se rompe en casi todos sus territorios

Podemos se rompe en casi todos sus territorios

Los malos resultados de Podemos en las pasadas elecciones generales, autonómicas y municipales están propiciando un caldo de cultivo rupturista y de enfrentamiento a la cúpula nacional de la formación morada, frente a la que empiezan a levantarse voces responsabilizándola de la debacle electoral.

La revuelta interna parece estar encabezada por Andalucía, y a ella se ha unido Aragón, Asturias y Castilla-La Mancha. Ha sido precisamente Nacho Escartín, secretario general de Podemos aragonés, quien en su análisis postelectoral ha dicho: “No puede ser, nunca más, una organización centralista que desprecie así a los territorios. No nos vamos a callar a partir de ahora, más democracia interna es lo que hace falta”.

Uno de los centros de las desavenencias es la crítica a las donaciones a la Sanidad pública de Amancio Ortega (Inditex), uno de los puntos clave de la campaña de Isabel Serra, candidata en la Comunidad de Madrid, apoyada sin fisuras por la dirección nacional, provocando malestar entre el resto los candidatos porque monopolizaba sus entrevistas y eclipsaba el contenido de sus campañas.

Otra de las críticas viene también de Podemos Aragón porque Pablo Iglesias está utilizando los pactos regionales con el PSOE como medida de presión hacia Pedro Sánchez para entrar en el Gobierno. “Los gobiernos de las instituciones aragonesas no se deciden en Madrid. Tanto el Gobierno de Aragón como los ayuntamientos no pueden ser monedas de cambio”, reclaman. La formación aragonesa defiende un “perfil propio”, algo que también reclaman otros territorios, como Andalucía, donde la ruptura es evidente: se presentaron bajo la marca Adelante Andalucía y al margen de Podemos.

Su portavoz, Ángela Aguilera, señaló que desde la formación andaluza “queremos ser alternativa al PSOE y dique a las derechas, arrancar políticas sociales y no ser cómplices de las malas políticas del PSOE. Por eso no queremos entrar en cogobiernos, sino hablar de política y no de sillones”. “¡Cádiz es la única capital que ha resistido. Es un buque insignia y un modelo a explotar”, enfatizaba.

La única alcaldía del cambio que ha sobrevivido al 26 M ha sido la de Kichi, que ha rozado la mayoría absoluta en la capital gaditana. Adelante Andalucía es primera fuerza en 56 municipios, cuando antes lo era en 43, y tienen mayoría absoluta en 22. “Hemos conseguido el mejor resultado a nivel estatal. Asumimos la responsabilidad de empujar desde el sur un renacer de esta fuerza a nivel estatal”, le dicen a Iglesias.

En la comunidad andaluza descartan pactar con el PSOE, al entender que sería blanquearlo. Creen que tienen autoridad suficiente para imponer sus tesis al resto de la formación morada, al ser “un faro de esperanza desde el sur y el ejemplo a seguir”. Se ahondan las diferencias de Teresa Rodríguez, líder de Adelante Andalucía, con la dirección de Iglesias.

En Asturias, se quejan de la falta de apoyo de la cúpula nacional, aun admitiendo que se equivocaron al pensar que podían focalizar la campaña en el ámbito autonómico. “Tendría que haber habido una campaña más activa en estas elecciones”, lamentaba Daniel Ripa, secretario general de Podemos Asturias.

Por su lado, el Consejo Ciudadano de Podemos Castilla-La Mancha dimitió en bloque y pidió que se constituya una gestora. El paupérrimo resultado en las elecciones autonómicas está detrás de esta renuncia: perdieron sus dos únicos representantes. De hecho, en todos los territorios, los resultados electorales a nivel de autonomías han pasado de un 14,8% en 2015 a un 6,5% el pasado 26 de mayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *