¿Pintó Leonardo una Mona Lisa anterior y más joven?

Una de las obras más misteriosas y que suscita más polémica es, sin duda alguna, ‘La Gioconda’, conocida como ‘Mona Lisa’ o ‘Retrato de Lisa Gherardini’. Existen multitud de teorías acerca de la dama con sonrisa extraña, ya que parece esconder muchos secretos. Han sido muchas las cosas que se han dicho: que en realidad era un hombre, que estaba muy enferma, que estaba embarazada o que era el propio Leonardo o uno de sus discípulos, según ha recordado Quo.
No son extrañas estas teorías puesto que el autor es uno de los pintores más misteriosos y peculiares de la historia. Son muchas las obras de Da Vinci las que esconden códigos bajo sus pinceladas, tal es el caso de ‘La última cena’. Un gran enigma rodea al pintor puesto que fue anatomista, inventor y ‘patentador’.
Pero el origen de entramado se encuentra, como no podía ser de otro modo, con otro cuadro. Este segundo cuadro se encuentra en Londres en un piso particular en los años 60, aunque se sabe que hasta llegar ahí tuvo un gran recorrido. La sorpresa viene al comprobar que ese cuadro es exactamente igual a la ‘Mona Lisa’ de Da Vinci. La única diferencia entre ambos cuadros es que uno está en una casa y otro en el Louvre de París. La duda que surge, ¿es una falsificación o un cuadro anterior?.
Existe una versión que defiende que ese cuadro habría sido pintado por Leonardo Da Vinci pero anterior a la obra que se custodia el Louvre puesto que la mujer retratada es más joven.
De igual modo que la obra que se encuentra en el Museo Nacional del Prado, que es considerada la obra más temprana que se conoce hasta la fecha, pintada por un discípulo, y que es una ‘Gioconda’ a la que se denomina de Isleworth, y que también ha levantado suspicacias puesto que pudo ser una versión anterior del propio Leonardo de la original.
Por lo tanto, el hecho de que surjan las dudas es absolutamente normal porque ¿a quién pertenece realmente?.
La ‘Mona Lisa de Isleworth’ se la compró el coleccionista Hugh Blaker a una familia de Inglaterra en 1913 y la guardó en su estudio del suburbio londinense de Isleworth, después la envió a EEUU para ubicarla en un lugar seguro en la Primera Guerra Mundial. Ya en los años 60 la adquirió Henry Pulitzer y, posteriormente, heredada por su pareja. Desde 1975 hasta 2003 se encontró depositada en un banco suizo. Finalmente, la Fundación Mona Lisa quiso darla a conocer al mundo.
Existe una tesis que defiende que la ‘Mona Lisa de Isleworth’ es de Leonardo y que éste pintó dos para dos clientes diferentes, ya que las pruebas realizadas en la época señalan que es una obra genuina. Otra teoría no descarta que la obra sea de Leonardo aunque tampoco afirma que lo sea. Según indican, las pruebas realizadas por infrarrojos muestran que la dama de Isleworth es ‘tediosamente exacto’ a la ‘Mona Lisa’ original por lo que parece un dibujo de alguien que copia y no de alguien que crea.
Quizá en un futuro pueda resolverse la incógnita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.