Ser parte de la solución

Pablo Reyero.

Por Pablo Reyero Trapiello.
Militante del PSOE y ex asesor de la Delegación del Gobierno en Madrid

En 1995, Felipe González se planteaba si debía ser o no candidato del PSOE en las Elecciones Generales, que iban a tener lugar al año siguiente. Después de una legislatura muy difícil, se hacía esta pregunta: “Soy parte del problema o parte de la solución”.
Los socialistas siempre han intentado tomar sus decisiones en función de esa premisa, en la historia de nuestro país. Y, a mi juicio, se trata de un buen criterio a seguir, en un asunto tan complejo, como la actual crisis de Cataluña.
El PSOE y su aliado, el PSC, pueden ayudar en un contexto así. El PSC es un partido respetado, catalanista y constitucionalista a la vez. Ha presidido las principales instituciones catalanas. Y puede contribuir a dar una respuesta política al procés, que no suponga un enfoque frentista (algo que ya fracasó, por ejemplo, en Euskadi en 2001, cuando se contrapusieron dos modelos antagónicos, el de Mayor Oreja y el del pacto de Estella-Lizarra).
Hasta ahora, ha habido una estrategia administrativa y judicial desde Madrid. No tanto una alternativa política, atrayente y constructiva, de los sectores no nacionalistas. Personalmente, prefiero ver a los dirigentes independentistas en los bancos de la oposición que en las celdas de la cárcel. Ahora bien, respeto las decisiones de la magistrada Lamela, como todo demócrata debe hacer.
Sin embargo, la recuperación de la legalidad, siendo necesaria, resulta insuficiente para abordar la actual situación. Necesitamos también política y diálogo, como proponen los socialistas, si queremos alcanzar una solución. O, al menos, una razonable “conllevancia” entre Cataluña y el resto de España, como diría Ortega y Gasset.

1 thought on “Ser parte de la solución”

  1. Buen artículo, querido compañero Pablo.
    Yo también respeto el auto de la Magistrada Lamela, pero disiento, jurídica y políticamrente. Los hechos no encajan en el artículo 472 C.P. sobre «rebelión» («se alzare violenta y públicamente») y menuda tribuna han dado a Junqueras para hacer campaña.
    Fuerte abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *