“O conmigo, o contra mí”, por Monika San Juan Virumbrales.

Monika San Juan.

En este momento de mi vida solo veo odio a mi alrededor. Los de arriba quieren estar más alto y poder bajar aún más a los que estamos abajo. Así, ser mujer vuelve a ser una lucha diaria, ser gay es también navegar contracorriente.

Vivimos sin ilusión, sin ideales, sin ganas, pero sobre todo sin humanidad. Yo, sin embargo, trato de pasar los días intensamente, para bien y para mal. Creo en lo que digo y por eso siempre que voy a alguna tertulia de televisión lo hago sin papeles y sin guion. No soy de aquellos a los que hay que indicar lo políticamente correcto.

Siento cada palabra con la que opino como cuando los de antes cogían una caja de madera, se subían y eran capaces de hacer vibrar a las personas con luchas y reivindicaciones justas. Ahora, sin embargo, todo son insultos y puñaladas por la espalda.

Vemos cómo algunos ricos roban, se van de rositas y nadie alza la voz. Efectivamente, lo peor es el ensordecedor silencio de muchos que están tan dormidos que dejan pasar las injusticias por delante de ellos mismos.

Me vais a perdonar el atrevimiento pero mi abuelo -que vivió la guerra-, siempre me decía que parecía La Pasionaria. Con el paso de los años puede que tuviera razón. Sí, aún le recuerdo advirtiendo que volverían los camisas azules porque si recuperaban el poder no consentirían jamás que se lo quitaran de nuevo. Cuánta razón tenía.

Y, llegado a estas fechas, la pandemia no nos ha hecho mejores. Nos ha hecho más miserables y sobre todo más hipócritas. Un mundo en el que impera el ´sálvese quien pueda´. En estos momentos me repugna esta sociedad de políticos con muchos títulos pero que en realidad no saben nada de política y mucho menos de humanidad.

Por todo esto no sé ya si dedicarme a hacer la revolución por mi cuenta, permítanme el exceso,  o esperar a que esta situación reviente (porque no duden de que terminará explotando).

Como decían las Trece Rosas: “Que mi nombre no se borre de la historia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *