Nadal gana a Kyrgios

Nadal gana a Kyrgios

Nick Kyrgios intentó convertirse en el nuevo tenista australiano que doblega a Rafa Nadal en el Open de Australia desde 2005. Entonces, cuando el balear tenía 18 años, Lleyton Hewitt lo eliminó. Ayer, el canberrano no se lo puso fácil a Nadal, pero perdió, eso sí, con honor, nos cuentan en Marca.

Con el mismo resultado que en Wimbledon (6-3, 3-6, 7-6, 7-6), Kyrgios puso toda la carne en el asador. Tras el encuentro, el jugador manacorí pasa a cuartos por decimosegunda ocasión y se enfrentará al austriaco Dominic Thiem.

Entre los ocho mejores del torneo de Melbourne ya no está el ruso Daniil Medvédev, que cayó en cuarta ronda frente al suizo Stan Wawrinka, que parece no cansarse.

Kyrgios comenzó entrando en la pista de Rid Laver Arena homenajeando a Kobe Bryant, fallecido este domingo en un accidente de helicóptero en Calabasas, California. Tenía 41 años. El tenista australiano es fan de los Celtics de Boston, pero no dudó en calzarse la primera camiseta de Black Mamba en un sentido recuerdo. Después, a medirse con Nadal.

Las cosas no empezaron bien para el balear, que, nada más empezar, cometía dos dobles faltas. Con todo, se repuso. A ello contribuyó el juego un tanto sobrado del jugador local, que cometía constantemente el error de dejadas que no tocaba hacer.

Siempre que la ronda tenía más de tres intercambios de golpes, la bola acababa en la red del lado del canberrano. Si pudo mantener igualado el marcador fue gracias a su servicio. Sin embargo, al cuarto juego, Nadal rompió el saque del australiano. El manacorí supo aprovechar la ventaja y se impuso en el primer set.

Kyrgios rompe el servicio de Nadal en el segundo set

El segundo fue otra cosa. Con el público a favor del tenista de Canberra, hizo suyo el cuarto saque del de Manacor y supo completar un segundo set con el que firmaba las tablas por el momento. Rafa empezaba a fallar demasiado.

En la tercera manga, el empate a tres juegos hacía presagiar un duelo sin piedad. A ello se unía el enfrentamiento de Nick con el árbitro a causa de un juez de línea, lo que propició que el ambiente se calentara aún más. Y así se llegó al tie-break, la muerte súbita.

Nadal desaprovechó la primera ventaja que le daba el juego y el set. Después, no falló. Mientras que el físico del aussie se desmoronaba, el español mostraba, como suele ser habitual, un nivel medio.

A pesar de ello, el de Canberra se sobrepuso y plantó cara en la cuarta manga, forzando otro desenlace in extremis. Rafa demostró entonces porqué es el número uno de la ATP.

El cetro quedará asegurado con un triunfo más al final del torneo. Eso, con independencia de lo que haga el serbio Novak Djokivic, que, por cierto, vapuleó al argentino Diego Schwartzman (3-6, 4-6, 4-6). El terremoto de los Balcanes se enfrentará en cuartos al canadiense de origen montenegrino Milos Raonic.

Rafa Nadal, Nick Kyrgios, Open de Australia, tenis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.