May coloca a los conservadores británicos al borde de una rebelión interna

Los rebeldes cuentan con cerca de 30 miembros sin apoyo del Gobierno.

Lejos de afianzar su liderazgo en el Partido Conservador, Theresa May trata de mantenerse a pesar de su lamentable discurso del miércoles pasado. Muchos son los que consideran que el desplome en las elecciones de junio ha socavado su autoridad dentro del partido y del Estado, con el importantísimo reto del Brexit en el horizonte.
Grant Shapps ya había anunciado que él lideraría la rebelión, lo que hace ver lo débil que está la Primera Ministra si un conspirador se presenta abiertamente en una entrevista radiofónica. El fue presidente del partido tory asegura contar con el apoyo de 30 diputados, e incluso de algunos miembros del Gobierno. Basta con que un 15% de los diputados del Partido Conservador manifiesten por escrito al presidente del Comité 1922 que han perdido la confianza en el líder actual para que pueda producirse una elección de líder. Charles Walker, vicepresidente del Comité ha defendido a May, al igual que Michael Gove, como también ha hecho el número dos de May, Damian Green.
Theresa May ha manifestado que “ahora, lo que el país necesita es un liderazgo tranquilo, y eso es lo que proporciono, con todo el apoyo de mi gobierno”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.