Macron promete bajar impuestos para calmar a los ‘chalecos amarillos’

Macron promete bajar impuestos para calmar a los 'chalecos amarillos'

Las medidas presentadas en diciembre no rebajaron la tensión.
En un discurso dirigido a la nación, Emmanuel Macron, presidente de Francia, se ha comprometido a recortar los impuestos a la renta con la intención de calmar los ánimos después de meses de protestas de los chalecos amarillos. Pero también ha advertido de que los franceses tendrán que “trabajar más” para que aumenten las contribuciones sociales.

Desde una sala del Palacio del Elíseo, tras un escritorio con las banderas de Francia y de la Unión Europea a ambos lados, Macron ha anunciado este recorte de impuestos que supondrá una rebaja en la recaudación de en torno a 5.000 millones de euros, algo que tratará de compensar reduciendo el gasto público. Unos recortes que llegan en un momento en el que intenta contener el déficit de presupuesto. Según datos de la OCDE, Francia tiene la fiscalidad más alta del mundo, el equivalente al 54% del PIB.

En diciembre, el presidente francés presentó una serie de medidas que suponían una reducción del 10.000 millones de euros en la recaudación, pero no fue suficiente para calmar los ánimos entre los que tienen bajos ingresos. Las protestas de los chalecos amarillos siguieron, entonces, causando estragos en el país.

Con estas nuevas medidas pretende también borrar su imagen de ser el “presidente de los ricos” ya que, nada más llegar a la Presidencia, bajó los impuestos a la riqueza. El “importante” recorte de impuestos a la renta que ahora ha avanzado será financiado al cerrar ciertas lagunas legales para algunas compañías, explicó.

Con todo, el mandatario galo avisó de que “tendremos que trabajar más”. “Francia trabaja mucho menos que nuestros vecinos. Debemos sostener un debate real sobre este asunto”, esgrimió, aunque no adelantó mayores detalles. Matizó que esto no significa que los trabajadores deban trabajar más tiempo por semana o reducir las vacaciones.

No obstante, los franceses, dijo, tendrán que contribuir al sistema de pensiones durante más tiempo, lo cual no significa que se deba retrasar la actual edad mínima de jubilación, que en este momento está en 62 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.