“La violencia de los paletos, la revolución de los ricos y la tibieza histórica del Estado”, por Antonio Miguel Carmona.

“La violencia de los paletos, la revolución de los ricos y la tibieza histórica del Estado”, por Antonio Miguel Carmona.

A varias generaciones de catalanes se les ha educado esperpénticamente creyendo en el mito de que eran una nación en la historia. Es lo que Baroja y Unamuno llamaban aldeanismo. Nunca un grupo de paletos gobernando una región tuvieron tanto poder e hicieron tanto daño.

Pero el problema no es catalán, es español. La debilidad de los gobiernos centrales les ha permitido crear una estructura autonómica corrupta (3%). Alimentada por una oligarquía catalana enferma de ignorancia, ambición y egoísmo (Grifolls, Sumarroca, Daurella).

Una derecha catalana (Pujol, Mas, Puigdemont, Torra) que se ha creído con la impunidad de destruir la democracia y la ley que protege a todos los ciudadanos, especialmente a los trabajadores y a los que más lo necesitan.

La candidez, por no decir estupidez, de algunos demócratas españoles ha creído ver la solución en el diálogo con los que falsean la historia, con los que apoyan una oligarquía corrupta que atenta contra los derechos de los trabajadores y con los que delinquen contra los derechos democráticos de todos (como Chamberlain, que no entendió que contra el nazismo, solo cabe el antagonismo).

La unidad de la ‘república’ (en términos amplios), de España en suma, y los derechos de los trabajadores, son indiscutibles e innegociables. A una pierna no se le pregunta si quiere ser amputada, se le pregunta a todo el cuerpo.

El problema no suele ser el triunfo de los paletos (en este caso independentistas), sino la tibieza de los gobernantes del Estado a lo largo de una historia común que desconocen. Vivimos una farsa histórica cuando, además, la mayoría de los catalanes no quieren ser independientes.

Todo ello lo escribí hace muchos años en una Tercera de ABC: Refutación de la tibieza: https://elmunicipio.es/2015/09/refutacion-de-la-tibieza/

La decisión no es difícil aunque sí dolorosa. La contundencia del Estado frente a los violentos independentistas, acompañados por grupos antisistema, debe ser implacable en defensa de una mayoría de catalanes que observan las noches de Barcelona con estupor. La compasión con los que utilizan la violencia es solo un síntoma de debilidad frente a los cobardes. A veces, cuando se dice que la respuesta tiene que ser proporcional -aserto que es evidente por sí mismo-, se dice porque no se sabe qué hacer.

La recuperación del poder del Estado en una parte indivisible del propio Estado, estableciendo los reproches jurídicos y penales adecuados a una Generalitat invadida por un fascismo del siglo XXI, encabezada por un frívolo.

Nos hemos pasado decenios criticando al nazismo en Europa, magnífica retórica, pero ¿quiénes de los que estuvieron allí lucharon contra el fascismo y contra el nazismo? Unos sí y otros no. ¿En qué bando está usted ahora en el que la historia le ofrece la oportunidad de luchar contra el nuevo fascismo del siglo XXI en forma de nacionalismo periférico que no condena la violencia?

El sistema educativo, los medios de comunicación públicos y la administración en general, deben dejar de ser máquinas de propaganda y mentiras. Es evidente que los independentistas catalanes están ganando todas las batallas de la propaganda (como en los años treinta en el centro de Europa). Esta revolución de los ricos, la revolución de los pijos, no es más que la revolución de los idiotas.

Mala es la época en la que los hombres y mujeres públicos demócratas intentan ser importantes antes que útiles, confunden la tolerancia con la imprudencia o permiten que se eleve el mito a nación. Hablan insisto de nación de naciones sin fundamento historiográfico alguno o no evitan la destrucción de los derechos de los trabajadores y permiten que la verdad deje de ser una categoría política condenada por el sufragio o simplemente por la más vulgar de las mentiras.

9 thoughts on ““La violencia de los paletos, la revolución de los ricos y la tibieza histórica del Estado”, por Antonio Miguel Carmona.”

  1. Hola Antonio Miguel Carmona: le has dado en el clavo. Ese comentario se lo había que colocar en la espalda de cada uno de los independentistas para que lo lean cuando van a sus manifestaciones borreguiles, como si fueran en busca del arca perdida como si creyeran en los reyes magos. Algún día saldrá algún iluminado y dirá que no hay que pagar impuestos que el dinero vendrá como el maná.

  2. ¡Tenemos que aplaudirte Antonio Miguel Carmona! Describes muy acertadamente lo que está ocurriendo actualmente en Cataluña: ¡la violencia para los paletos, la revolución para los ricos!
    Fue lo que ocurrió en la Francia Revolucionaria del 1789, fue una revolución de la burguesía contra la aristocracia . Los burgueses usaron al pueblo, a los paletos, para conseguir el poder, y ahí estaba Robespierre un burgués arengando a las masas,a los paletos,
    para conseguir su propósito de llegar al poder. No fue una revolución del pueblo sino de la burguesía ,y que ésta aprovechó ese momento para instalarse en el poder con Robespierre, Danton y todos los demás burgueses, aniquilando a la aristocracia y empezando por los reyes Luis XVI y María Antonieta en la guillotina.
    En nuestros tiempos modernos los nacionalismos de derecha se convierten en fascismo, ejemplos de Hitler y demás dictadores fascistas, que no aceptan la democracia y que quieren imponer sus leyes. ¿ Acaso Pigdemont, Torra y su circulo derechista son demócratas ? ¡ No, no lo son ya que como los fascistas, siempre quieren imponer sus leyes y no admiten condiciones!
    Lo cierto es que los nacionalismos de los pijos, de la sociedad aburguesada, a la larga se convierten en fascismo. Un ejemplo lo hemos tenido en España, en el siglo pasado, con el fundador de la Falange.

  3. Sí, Antonio Miguel, es asunto de “ricos, pijos”. Que manipulan a los escasos de recursos y discernimiento. Que conspiraron con sus contrincantes centralistas (“Lliga” subvencionando 18 de Julio). El “preferimos un España roja a una España rota” no se lo creía ni aquél: llegado el caso, a “hablar catalán en la intimidad”.
    Si gobierna la Izquierda, ¡a por ella! con pretexto catalán (antes fue el vasco): frente a un Estatut por todos refrendado, recurso PP al Constitucional y la calle (Rajoy con urnas, “¡boycot al cava!”, “¡ZP dimisión!”, etc.). Resultado: en 2006, un 14´9% independentista”; en 2017, el 46´4% . Cifras incuestionables y necesitadas de años para con firmeza, pero con entendederas, revertirlas.

  4. Apreciado Antonio Miguel Carmona . Vaya por delante que con nuestra Constitución es inviable , no ya una independencia de cualquiera de sus territorios ,sino que cualquiera de los mismos organice un referendum ,para decidir su independencia .1 º Habría de ser sometido al Congreso , que lo debería aprobar por una mayoría de 3/5 y ,en 2ª instancia de 2/3 . Una vez realizado ese trámite debería de ser sometida cualquier reforma de la Constitución , al Referemdum de TODOS LOS ESPAÑOLES ,con lo cual , este movimiento actual en Catalunya lo tiene en chino . En tu fervor , te pasas de frenada y dices “nación de naciones sin fundamento ” . Y ahí te equivocas de medio a medio . Tengo en mis manos un ejemplar de la Constitución , que publicó El País como encarte ,el mismo 6 de diciembre de 1978 ( y que conservo con fervor) y en su Art.2 dice que “garantiza el derecho a la autonomía de las NACIONALIDADES y regiones que la integran ” . Asimismo ese Art. se refiere ,como características fundamentales del estado español , a la indisolubilidad e indivisibilidad de su territorio . El que algunos se quieran denominar nación , no tiene la menor importancia . La misma Constitución les da derecho a nominarse así . Lo importante es lo que con esa nominación se quiera arrastrar . Y con esta Constitución ninguna nacionalidad o región puede arrogarse derecho alguno a segregarse unilateralmente del territorio español . En todo este asunto hay mucha palabrería engañosa ,de la que pretenden aprovecharse ,fundamentalmente , los independentistas , para llegar a una aplicación conceptual , no permitida por nuestra Constitución . Con ella en vigor , y sin que se realicen los cambios correspondientes del Art.2 , aunque en La Moncloa hubiese un presidente proclive a conceder a los catalanes ese Referendum , tan cacareado y manoseado ,no podría concedérselo ,porque el Tribunal Constitucional se lo tumbaría inmediatamente , así pues enredarnos en semánticas , no conduce a nada , porque el fundamento está en el concepto ,no en las palabras . Se pueden llamar nación ( o imperio bananero si lo prefieren ) pero eso no les concede legitimidad , para reclamar algo que ,a dia de hoy , es anticonstitucional

    1. Cómo tú bien dices, Pedro, y lo confirma nuestra constitución, para que una comunidad quiera segregarse de España a través de un referéndum, este referéndum necesita ser aprobado en segunda convocatoria por 2/3 de los componentes del Parlamento y ,después, ser presentado a todos los Españoles, que decidirán en un Referéndum si aceptan o no aceptan la segregación de esa comunidad. Los separatistas se aferran a que la Constitución en su Art. 2, reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las Nacionalidades y regiones que la integran, pero pasan por alto que en ese Art.2 la indisolubilidad de la Nación Española, patria común e indivisible de todos los Españoles queda bien reflejada para que se acate ese punto de la Constitución. Por lo tanto, la indisolubilidad de la nación española, patria indivisible de todos los Españoles supera en todos los aspectos jurídicos a lo que pretenden los separatistas.¡ A los Catalanes separatistas les invito a que se enteren de una vez por todas que Cataluña es España ,y que la Constitución no les permite en ningún momento segregarse de España, también que se enteren que en la Constitución queda reflejada que la forma política del Estado Español es la Monarquía Parlamentaria, y que ninguna comunidad puede reprobar al Rey, igualmente, que el idioma oficial en todo el Estado es el Castellano ! Aunque el Castellano y el Catalán son las lenguas oficiales de Cataluña, ningún Catalán podrá discriminar a un Español porque no hable Catalán.
      Con estos comentarios he querido completar , Pedro, los tuyos.

  5. En 1873 con la I Republica se planteo una propuesta constitucional que no llego a aprobarse que definia a España como una Republica Federal, donde lo que hoy conocemos como autonomias, asi como las colonias de Ultramar se configuraban como estados, dentro de la Republica.
    Nada diferente a lo que hoy es Alemania o Estados Unidos. En aquel entonces ,ni Sabino Arana ni Cambó habian formulado sus planteamientos nacionalistas. Por tanto la cuestion de la articulacion territorial de España es un asunto antiguo.
    Que los lideres del proces y otros inclitos separatistas sean personajes de tebeo, es una cosa, pero la cuestion territorial viene de tiempo atras y continuara con otros actores. A mi criterio la unica solucion armonica es la Republica Federal

    1. Estoy de acuerdo contigo, Bixe. Ante el reto de los problemas territoriales de España, de los nacionalismos , la mejor solución para España es la Republica Federal, pero lo cierto es que en nuestro país hay mucho apego a la Monarquía, y una nueva Republica seria contraproducente. Es muy poco probable que se instale una nueva Republica en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *