La temperatura a la que se muere uno de frío

La temperatura a la que se muere uno de frío

No es necesario que una persona se congele para que sobrevenga la muerte por frío.
Si la temperatura corporal de una persona baja hasta los 21° C -16 por debajo de la media de un ser humano-, puede morir de frío, sobre todo si en el ambiente hay mucha humedad. Antes, se produciría hipotermia, cuando la temperatura media del cuerpo cae por debajo de los 35° C.

En línea descendente, a partir de los 34° C se puede estar ante un cuadro preocupante de hipotermia porque el flujo sanguíneo empieza a ralentizarse y los órganos, a no funcionar de forma óptima. Así lo han explicado en LiveScience y lo recoge Quo.

En estos días estamos viendo cómo buena parte de Estados Unidos está sufriendo temperaturas muy por debajo de lo habitual, alcanzándose incluso los 53° C bajo cero. En España, no estamos pasando por ese temporal, ni se prevé que ocurra, aunque sí tenemos por delante todavía muchos días de mucho frío. Cada vez se producen menos muertes por este factor, por muy duros que sean los inviernos, aunque habrá que atender a esa población sin hogar que sobrevive a duras penas en las calles.

La congelación es otro factor que hay que tener en cuenta en el riesgo de muerte por frío. No es necesario que las temperaturas sean demasiado bajas para sufrirla, en especial en los dedos de las manos y los pies. Esto es así porque el frío provoca que el organismo reduzca el flujo sanguíneo a estas zonas del cuerpo con el fin de facilitar el correcto funcionamiento de los órganos vitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *