Amnistía Internacional denuncia a Trump

Amnistía Internacional denuncia a Trump

Está violando las leyes internacionales con una política “vergonzosa e ilegal”.
La devolución a México de solicitantes de asilo para que esperen sus audiencias en tribunales estadounidenses ha llevado a que Amnistía Internacional, AI, denuncie que Estados Unidos está violando leyes internacionales con una política “vergonzosa, malintencionada e ilegal”. El primer caso fue un hondureño de 55 años que llegó al país norteamericano en una caravana migrante.

Esto ha llevado a que un grupo de altos directivos de la organización haya acusado a la Administración de Donald Trump de poner en un riesgo mayor a la gente que está huyendo de su país para salvar la vida. “Claramente constituye una expulsión, el retorno de individuos que están en riesgo de persecución (…) a un país donde podrían ser sujetos de un daño mayor”, ha declarado en rueda de prensa Colm O’Gorman, director ejecutivo de AI en Irlanda.

Con el nombre Quédate en MéxicoRemain in Mexico-, y luego rebautizada por el Departamento de Seguridad Nacional como Protocolos de Protección a Migrantes, el presidente estadounidense puso en marcha esta política anunciada el pasado año. Con ello, pretende poner freno a lo que en su particular jerga llama “detener y liberar”, una práctica por la que los migrantes llegan a Estados Unidos sin documentos y solicitan asilo, permaneciendo en el país mientras se gestiona su petición. Según algunos funcionarios, muchos de estos inmigrantes nunca van a las audiencias en la corte, desapareciendo el territorio norteamericano como ilegales.

Lo cierto es que en Estados Unidos hay alrededor de 800.000 solicitudes de asilo pendientes de trámite, unas peticiones que vienen porque la mayoría de los migrantes huyen de la pobreza y de la violencia de las pandillas en el llamado Triángulo Norte de América Central, es decir, Honduras, Guatemala y El Salvador.
Las autoridades estadounidenses argumentan que la nueva política se ha implantado porque no tienen capacidad de respuesta, algo que Alex Neve, secretario general de AI Canadá califica de “absurdo”.

“Esto es simplemente una medida más concebida para hacer el sistema tan inaccesible, punitivo y temible como sea posible, y hay que vigilar la parte del gobierno de Estados Unidos de disuadir a otros de llegar”, asegura. Y avisa: “Bajo la ley internacional de refugiados, la disuasión está absolutamente prohibida”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.