La moción de censura, a punto de salir adelante

La moción de censura, a punto de salir adelante

Los populares temen que el PNV apoye al PSOE.
Las decisiones se van perfilando, y quienes se manifestaron a favor concretan su apoyo, mientras que quienes lo hicieron en contra o dudaban, como Ciudadanos, ya han confirmado que no respaldarán la moción. Queda por que se inclinen los nacionalistas vascos, que han anunciado que su Ejecutiva se reunirá hoy para decidir su voto, pero que no comunicarán su decisión hasta haber escuchado a Pedro Sánchez y sus propuestas. Sin el apoyo de la formación que lidera Albert Rivera, los jeltzales son fundamentales para que salga adelante la moción de censura.
La conformación de un nuevo Govern en Cataluña acorde con la legalidad, que pone fin a la aplicación del 155, ha llevado a que PDeCat y ERC respalden la iniciativa de Pedro Sánchez. A su vez, el anuncio de una nueva moción, de Pablo Iglesias, si fracasa la del PSOE, para convocar elecciones podría inclinar definitivamente la balanza para que el partido de Ortuzar pulse el botón verde para aprobar la moción. La formación vasca no quiere bajo ningún concepto una convocatoria anticipada de elecciones generales corto plazo porque, según ellos, daría alas a ciudadanos, su principal enemigo, contrario al Cupo vasco. El hecho de no respaldar al PSOE no disiparía la posibilidad de que se acaben convocando comicios este año. Tal es así, que se han conocido los contactos entre PSOE y Ciudadanos para fijar una fecha electoral. De concretarse, Rivera sopesaría unirse a la moción. Pero, más allá, socialistas, Podemos y la formación naranja podrían unirse si, al fracasar la iniciativa del PSOE, Iglesias registra otra moción con el único objetivo de convocar elecciones, como propone el partido liderado por Rivera.

Presupuestos sin Presupuestos
Entre tanto, sobrevuela la sombra del chantaje, al que se refirió Mariano Rajoy en la sesión de control al Gobierno. Un chantaje que tal vez se estuviera haciendo también desde las filas populares hacia los nacionalistas vascos. Los presupuestos aprobados la semana pasada están pendientes de su ratificación en el Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta. En caso de que no se introduzcan cambios, quedarían automáticamente aprobados, pero si hay modificaciones se devuelven a la Cámara baja para su refrendo. Las Cuentas de 2018 dan al PNV inversiones por valor de 540 millones de euros. Fuentes del PP dicen que ellos no garantizarían aprobar sus propias cuentas en el Senado porque, esgrimen, no se entendería que los presupuestos del Gobierno los ejecute la oposición.
Desde el PP dicen que “nosotros solo podemos prometer estabilidad y la aprobación de los Presupuestos”. El dirigente popular vasco Alfonso Alonso pide al PNV que apueste por la moderación, el equilibrio y la estabilidad” y razona que se hace “muy difícil pensar que el partido que hace una semana votó los Presupuestos Generales del Estado para 2018, garantizó la estabilidad y la continuidad del Gobierno, pueda sumarse el viernes a una operación de derribo con fuerzas antisistema”, advirtiendo que se “pone en riesgo la estabilidad política” en el País Vasco, toda vez que el PP ha ayudado a Íñigo Urkullu a aprobar, en dos ocasiones, los presupuestos de ese gobierno autonómico gracias a su abstención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *