Incertidumbre en la segunda vuelta en Ecuador

Incertidumbre en la segunda vuelta en Ecuador

La incertidumbre marca las elecciones que los ecuatorianos afrontan en la segunda vuelta en Ecuador, con dos candidatos muy polarizados: Andrés Arauz y Guillermo Lasso.

A su vez, la incertidumbre aumenta por la incógnita que supone el sentido del voto de los electores de los otros catorce candidatos que se quedaron en el camino en la primera vuelta.

Representan el 47,5% de los votos y podrían decantar la victoria a un lado u otro. A ello se une que la abstención fue del 19% en la cita electoral de febrero. Por tanto, nadie se aventura a pronosticar qué ocurrirá si acuden a las urnas.

Arauz, candidato de Unión por la Esperanza, y Lasso, del Movimiento CREO, se enfrentan en el asalto definitivo. Ambos modificaron sus agendas para tratar de llegar a esos votantes, entre los cuales están las minorías, campesinos e indígenas.

El primero representa la tendencia marcada por el expresidente Rafael Correa, mientras que el segundo sostiene una ideología conservadora y liberal.

Al tiempo, el voto de los indígenas puede resultar clave. Tanto el movimiento político Pachakutik que lidera Yaku Pérez como la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) impulsan el voto nulo.

Los expertos apuntan que el sentido del voto indígena es plural y diverso, pero recuerdan que Correa mantuvo una política de ataque contra la CONAIE.

La economía, eje central de la segunda vuelta en Ecuador

Entre los asuntos que más se han debatida cara a esta segunda vuelta en Ecuador, la economía, materia que más separa a ambos candidatos. Mientras que Arauz se muestra intervencionista, Lasso piensa que el Estado es el problema.

El candidato de CREO defiende que debe haber menos Estado y más sociedad y que los límites generan menos ingresos. Por el contrario, el aspirante de Unión por la Esperanza aboga por una mayor centralización para regular los mercados, dinamizar la economía y redistribuir la riqueza.

Además de la cuestión de la centralización o no del Estado, la campaña ha venido marcada por la vacunación, el papel que debe jugar el Banco Central de Ecuador, la reactivación económica, los derechos ambientales y el aborto.

Arauz propone créditos a emprendedores, jóvenes, víctimas de la violencia machista y a agricultores. También a los gobiernos locales para que impulsen obras públicas. Además, entregar mil dólares.

Por su lado, Lasso pretende fomentar la inclusión de jóvenes y mujeres en el mercado laboral. Para ello, dará mayor libertad a las empresas para contratar o la progresiva eliminación del impuesto del 2% de las ventas en los pequeños negocios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.