Haití, al borde de la guerra

Haití, al borde de la guerra

Haití está viviendo un recrudecimiento de las protestas a favor y en contra de Jovenel Moise, presidente del país caribeño, mientras la oposición sostiene que su mandato expiró ayer.

A su vez, Moise gobierna por decreto una vez que expirara el mandato del anterior Parlamento. Mantiene su posición de que el suyo comenzó el 7 de febrero de 2017 y con una duración de cinco años.

Lo apoya la Organización de Estados Americanos (OEA). En cambio, hay quienes dicen que comenzó un año antes. Lo cierto es que la polémica rodeó las elecciones y terminaron anuladas.

En ese contexto, movimientos opositores anunciaron la semana pasada la creación de un Consejo Nacional de Transición para llenar el presunto vacío de poder. Entretanto, la Conferencia Episcopal exige al presidente que se aparte porque Haití está “al borde de la explosión”.

Con todo, Moise se limita al calendario establecido, es decir, una primera cita electoral el próximo 25 de abril para votar una nueva Constitución. Ésta propone reformar algunas instituciones determinantes, entre ellas, pasar a un régimen presidencialista y la eliminación del Senado.

Por su lado, Louis Marie Montfort, embajador de Haití en España, defiende que el presidente deje a un lado la actual Carta Magna. A ella le atribuye “todos los disturbios políticos” que están sucediendo.

Aboga por el trabajo realizado por la comisión designada para redactar el nuevo texto constitucional. De hecho, ya existe un primer borrador.

En una entrevista a Europa Press, el embajador reconoce la “preocupante” situación actual, pese a lo cual sostiene que en Haití rige “un sistema democrático”. Además, defiende, Moise es un “demócrata”.

A ese respecto, remarca que el presidente no se va a presentar a las elecciones generales de setiembre. Por tanto, no pretende obtener rédito de las reformas propuestas.

Una amplia mayoría en Haití está a favor de las reformas

Según argumenta Montfort, hay una “amplia mayoría” de ciudadanos de Haití que apuestan por cambiar la Constitución. No obstante, admite que el ‘no’ es un resultado posible en abril puesto que “el pueblo es soberano”.

Si esa negativa se produjera, el calendario seguiría su ruta y se mantendrían los comicios de setiembre. Si se aprobara la reforma constitucional, por primera vez los haitianos en el extranjero podrían votar.

Sin embargo, es evidente el escenario de tensión y la “situación complicada” que atraviesa el país. Se está haciendo patente en el terreno social y económico, con una creciente inseguridad en, por ejemplo, Puerto Príncipe. Cabe recordar que su inflación se sitúa en el 20%.

Eso, a su vez, se traduce en el incremento de las necesidades humanitarias y a limitaciones de acceso a las ayudas por parte de las poblaciones más vulnerables.

Así lo manifiesta Bruno Lemarquis, coordinador humanitario de la ONU, quien señala que las ONG y las agencias de Naciones Unidas se sienten con las manos atadas.

El propio Lemarquis apunta a Europa Press que “el efecto acumulativo de las crisis política, de seguridad y de la COVID-19 ha exacerbado el deterioro de la situación social del país”.

Las protestas se han quintuplicado en el segundo semestre de 2020, pasando de 99 en el primero a 512 movilizaciones, según la ONU. Y se teme que la situación “empeore”.

Tal es así que Naciones Unidas calcula que el 40% de la población haitiana necesitará ayuda en este 2021, con 4,5 millones de ciudadanos de Haití pasando hambre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.