El Gobierno aprueba un nuevo cupo vasco sin abordar la financiación autonómica

Se aprobó con el voto en contra de Ciudadanos y Compromís.
Con los votos a favor de todos los grupos parlamentarios a excepción de Ciudadanos y Compromís, que votaron en contra, y la abstención de los diputados del EH Bildu, ayer quedó aprobada la actualización del Concierto Económico, en que EH Bildu sí votó a favor, y el cupo vasco para Euskadi. Ciudadanos había presentado una enmienda a la totalidad que fue rechazada por 298 votos. El líder de la formación naranja, Albert Rivera, y el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, protagonizaron un agrio debate en el que el ministro se tuvo que esforzar para justificar el Concierto Económico y el Cupo del País Vasco, en especial porque sigue pendiente la reforma del sistema de financiación autonómica, algo por lo que los gobiernos de Asturias, Andalucía, Comunidad Valenciana, Aragón, Galicia y Castilla y León han manifestado su malestar, por las dificultades de financiación que atraviesan. Incluso Compromís, que no está en contra del sistema vasco, votó negativamente para dejar evidencia de que retrasar la reforma del régimen de financiación común daña especialmente a la Comunidad Valenciana.
En el trasfondo de la cuestión subyace que la rapidez con que se ha aprobado la actualización del Cupo Vasco sea la contrapartida por el apoyo del PNV a los presupuestos del Gobierno, algo que el ministro de Hacienda ha tratado de desmentir: “No estamos hablando de ningún tipo de privilegio, de ningún tipo de discriminación o de moneda de cambio”, ha dicho Montoro tras defender la constitucionalidad del sistema foral. Al hilo del sistema de financiación autonómico, el titular de Hacienda ha querido insistir en que el Gobierno está trabajando para llevar a la Cámara Baja una reforma que no se ha podido acometer, dice, por la “falta de ingresos” durante la crisis económica, y ahora que hay una paulatina recuperación se trata de intentar “negociar un nuevo modelo en los primeros meses de 2018”, para lo que, en cualquier caso, “necesitamos al PSOE, como al resto de grupos, pero especialmente el PSOE”.
Por su parte, Rivera no cuestiona el Concierto Económico vasco, ya que está en la Constitución, sino por el método de cálculo: “El cuponazo no es un cálculo técnico, sino un amaño político”, argumentando que no garantiza la solidaridad e igualdad de los españoles, y apelando al artículo 138 de la Constitución. Criticó que, siendo el País Vasco la segunda comunidad en renta per cápita, “sea receptora neta y no aporte”, afirmando que “está subvencionada en un 30% por el resto de los españoles”. “El cuponazo es darle dinero a quien debería aportar”.
De las intervenciones del resto de los grupos parlamentarios, todos atacaron a Rivera, cabe destacar la del portavoz socialista Pedro Saura que criticó la contradicción de Ciudadanos, que aprobaron los Presupuestos de 2017, en los que también estaba el Cupo vasco, y su actual posición en el Congreso, calificándola de “hipocresía electoral”, no sin antes recordar que el Gobierno ha incumplido el compromiso de resolver la reforma del modelo de financiación autonómica en 2017.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.