España suspende el servicio de Moody’s, S&P y Fitch

Se sitúa en la misma línea que Reino Unido, Bélgica o Italia.
El Tesoro Público solo mantendrá contrato con la agencia de rating canadiense DBRS después de que haya decidido no renovar con S&P, como antes lo hiciera con Moody’s y Fitch, que recientemente subió la calificación crediticia de BBB+ a A-. Fuentes del Ministerio de Economía indican que se toma esta decisión al considerar que “no es necesario trabajar con todas ellas, dado el clima de confianza que existe en la actualidad en la economía española en diferencia con otras épocas”. Será solo la agencia DBRS quien evaluará el rating de España a partir del próximo 6 de abril.
Por su parte, S&P entiende que hay “suficiente interés por parte del mercado” como para seguir proporcionando la calificación crediticia necesaria a la deuda española, por lo que España se sitúa dentro de los países con rating no solicitado, algo que será efectivo a partir del 22 de febrero. Lo que no harán las agencias de rating estadounidenses es dar calificación crediticia de las emisiones de deuda individuales. Según fuentes financieras, las agencias se ven forzadas a estimar el rating de la deuda soberana de un Estado, haya acuerdo o no con él, puesto que se necesita para calificar a las grandes empresas con las que sí tienen contratos vigentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.